Para refrescarse en esos cálidos días, había riquísimos raspados de fresa, entre una variedad de puestos que ofrecían bebidas.