LOS ÁNGELES - El médico de Michael Jackson, Conrad Murray, no estaba capacitado para tratar el insomnio del cantante ni sus adicciones y se equivocó al intentar resucitarlo, dijo un cardiólogo experto que testificó a favor de los argumentos de la madre del astro del pop, Katherine Jackson.

El médico Daniel Wohlgelernter dijo al jurado, durante una audiencia, que llegó a esa conclusión tras revisar los documentos que acreditan al médico de Jackson, quien fue declarado culpable de homicidio involuntario en 2009. Este nuevo juicio sigue a una demanda que fue presentada por la madre de Jackson contra la promotora de conciertos AEG Live LLC, por contratar negligentemente al médico.

Los abogados de ambas partes dijeron que Jackson sufrió por años de adicción a medicamentos por receta, situación para la que, según Wohlgelernter, Murray no tenía ningún entrenamiento. El cardiólogo tampoco estaba calificado para administrar propofol, que causó la muerte de Jackson.

Wohlgelernter dijo que Murray se enfocó equivocadamente en el corazón del cantante cuando dejó de respirar tras recibir una dosis de propofol el 25 de junio de 2009.

El médico dijo que sólo un anestesiólogo debe administrar propofol y que atender adicciones o insomnio requiere una capacitación especial. Jackson recibía propofol para su insomnio.

AEG niega haber cometido faltas y sostiene que fue Jackson quien quería que Murray fuera su médico mientras preparaba "This is It". El doctor recibiría un sueldo de 150 mil dólares al mes por trabajar en la gira de Jackson, pero el cantante murió antes de que firmaran su contrato.