"A quien no le preocupe el qué dirán, que tire la primera piedra"… A todos nos preocupa la opinión de otros, y es que como seres humanos queremos agradar y ser buen ejemplo para los demás.

Pero cuando esta preocupación se vuelve obsesiva permites que otros te controlen y empiezas a vivir del "qué dirán". Las personas más vulnerables a caer en este estilo de vida son aquellos indecisos que les cuesta tomar una decisión por miedo a equivocarse y ser juzgados, y los complacientes crónicos que le dicen sí a todo el mundo por tal de no ser criticados.

Vivir del qué dirán es sinónimo de vivir en ansiedad. Si la opinión de otros se roba tu paz mental, sigue estos consejos que te ayudarán a deshacerte de esa carga.

1. Deja de juzgar a otros: Mientras menos juzgues a los demás, menos te juzgarás a ti mismo. Por ejemplo, si visitas a una amiga y criticas el desorden en su hogar, seguramente cuando alguien te visite pensarás que te juzgan igual que tú lo haces.

2. Tu vida no es tan importante: Por naturaleza, estamos programados para que nos importe nuestra propia vida más que la de cualquiera. Si piensas que otros está tan pendientes a lo que haces o dices, es hora que te des cuenta de que tu vida no es tan importante para ellos. Por ejemplo, si dices: "Me gustaría convivir con mi novio antes de casarme, pero me preocupa lo que va a decir la gente". Te aseguro que la gente simplemente dirá: "Fulanita se fue a vivir con el novio", y después de esta declaración continuarán su propia vida sin importarles tu relación, tus problemas o estado civil.

3. No eres monedita de oro: Ni tan siquiera El Papa que es tan respetado y adorado por la humanidad lo es. Aun él, tiene gente que dice: "Ese Papa me cae gordo". Y hasta a Shakira, que tiene fanáticos en cada rincón del planeta, le han creado una página en Facebook titulada "Odio a Shakira", con más de 10 mil seguidores. En conclusión, por más que te esfuerces por complacer a todos, jamás conseguirás caerle bien a todo el mundo.

Deja de preocuparte por el qué dirán. Siempre habrá quién te critique, pero recuerda que quien te juzgue es porque no le importas y a quien le importas no te juzgará.

Para motivación visita www.mariamarin.com y síguela en Twitter: @maria_marin.