Orson Welles, John Favreau, George Clooney, Robert Redford, Kevin Costner, Mel Gibson, Ron Howard, Sofia Coppola, Charles Chaplin, Quentin Tarantino, Sean Penn, Tim Robbins, Denzel Washington y Barbra Streisand (entre muchos otros más) tienen algo en común: pertenecer a ese gru po selecto de personalidades del medio que se ha parado frente a la cámara actuando y detrás de la misma dirigiendo.

Eso sí, algunos han corrido con más fortuna que otros, al grado de que ciertos nombres son más reconocibles por la audiencia en uno u otro papel en particular. Me explico: Tarantino, Coppola y Howard han obtenido su prestigio en su trabajo como directores, mientras que Penn, Clooney y Robbins son más reconocibles por lo que han hecho como actores.

Pocas son las personalidades que han labrado su carrera de tal manera que la importancia en un área de trabajo rivaliza con la otra, siendo ejemplos perfectos de lo anterior los inmortales Orson Welles, Charles Chaplin y el aún vigente y activo Clint Eastwood, quienes no sólo interpretaron papeles icónicos en la historia del cine (Chaplin con Charlot y Eastwood con Dirty Harry y Blondie, el cowboy por antonomasia), sino que son referencia obligada para cualquiera que busque ser un buen cineasta.

En lo que a mí respecta, no dudo ni tantito que Ben Affleck, tarde o temprano, va a ingresar al mismo grupo de los Eastwood, los Chaplin y los Welles, pues desde su debut como actor/guionista en Good Will Hunting (Gus Van Sant, 1997) no ha dejado de participar como actor en cintas sobresalientes, y desde su ópera prima Gone Baby Gone (2007), no ha dado un sólo paso en falso en su aún incipiente ruta como director, la cual incluye The Town (2010) y Argo (2012), misma que, incluso, obtuvo el Oscar como Mejor Película.

Live by Night (2016), el cuarto trabajo como director de Affleck, no debe ser tomado sólo como un preámbulo a su esperadísima versión de Batman; sólo basta ver los avances de la cinta para darse cuenta cómo el nativo de Berkeley, California, ha puesto todo su talento como productor, guionista, director y actor al servicio de esta historia de mafiosos, basada en la novela de Dennis Lehane.

El filme toma lugar en el Boston de los años 20, durante la caótica Era de la Prohibición en Estados Unidos (llamada también la Ley Seca), y cuenta el ascenso vertiginoso en el crimen organizado de un tal Joe Coughlin (Affleck).

Coughlin, por cierto, es el hijo de un oficial de policía que está decidido a dejar en el pasado su vida de privaciones para cumplir sus ambiciones personales. Para ello, está decidido a hacer lo necesario para escalar en su organización y así poder dejar su propia marca.

La trama incluye los consabidos elementos del género: policías corruptos, gansters desalmados, balaceras, ejecuciones, persecuciones en autos, traiciones, venganzas, romance y demás. Eso sí, sobresalen los estilizados episodios de acción realizados en autos antiguos, así como los enfrentamientos con las famosísimas metralletas tan de moda en ese entonces.

Completan el elenco Scoot Eastwood (hijo del mencionado Clint) en el papel del hermano menor de Joe, Zoe Saldana como Graciella Suárez, el interés amoroso de Joe, además de Elle Fanning, Sienna Miller, Brendan Gleeson, Chris Messina y el injustamente (casi) olvidado Chris Cooper.

PALOMEANDO le desea un feliz 2017.