Una de las mayores tradiciones en Tucsón es All Soul’s Procession, o Procesión de Todas las Almas.

La gente marcha recordando la vida de nuestros seres queridos y antepasados y termina la ruta termina con ceremonias rituales, ofrendas y un espectáculo en honor a los fallecidos.

Este evento empezó en 1990 con unos pocos participantes que honraban el recuerdo del familiar de un artista. Esto inspiró a otros artistas y al público en general a sumarse a la procesión.

El pasado domingo 5 de noviembre se celebró la procesión número w27 en Tucsón con miles de participantes, una de las ceremonias públicas más incluyentes y auténticas de nuestro Viejo Pueblo.