El vestuario de los bailarines siempre luce hermoso y colorido.

Rigoberto H. Valencia