MEXICO (AP) -- Autoridades mexicanas ordenaron el arresto de 13 policías federales acusados de pertenecer a una pandilla que secuestraba a personas, algunas de las cuales fueron asesinadas en Acapulco, informó el martes el vocero de Seguridad, Eduardo Sánchez

Los policías fueron capturados por agentes de la misma policía federal. Junto a ellos, también fueron arrestados cuatro civiles y una mujer.

"Estas personas están relacionadas con una averiguación previa acumulada a cargo del Ministerio Público Federal y vinculadas con al menos siete homicidios y cuatro secuestros, de los cuales dos de ellos las víctimas fueron cobardemente privadas de la vida", dijo Sánchez.

Los investigadores comenzaron a indagar a la pandilla cuando recibieron una pista anónima que los llevó a tres fosas comunes y clandestinas ubicadas en una colina de Acapulco, donde localizaron tres cuerpos. Otros miembros de la pandilla fueron detenidos con armas y marihuana.

Los policías federales detenidos son jóvenes y ostentan un rango bajo en la institución. De ser encontrados culpables, enfrentarían condenas de hasta 70 años.

Sánchez agregó que el líder de la pandilla aparentemente era un civil. No detalló si los policías, que fueron arrestados la semana pasada, vestían sus uniformes cuando cometían los crímenes.

El gobierno de México ha hecho llamados a la población para que reporten secuestros y extorsiones, pero casos como el revelado el martes hacen que los ciudadanos teman de la policía.

"No vamos a tolerar ningún acto de corrupción por parte de ningún servidor público", dijo Sánchez.

De un total de 36.000 policías federales, 81 han sido detenidos y acusados de corrupción en los últimos 10 meses, informó Sánchez.

Los índices de secuestro y extorsión han aumentado en fechas recientes. Las cifras publicadas a principios de este mes por el Instituto Nacional de Estadísticas señalan que hubo 105.682 secuestros en México en 2012 y que el 92 por ciento de todos los delitos que ocurren en el país no son denunciados a la policía.