Brasileños en teoría prósperos también protestan

2013-06-27T11:54:00Z 2013-08-22T19:19:10Z Brasileños en teoría prósperos también protestanThe Associated Press The Associated Press
June 27, 2013 11:54 am  • 

IRAJA, Brasil (AP) -- En apariencia, los Calcavante lo tienen todo: una familia de clase media de Río de Janeiro, con auto y una casa de cuatro dormitorios y cuatro baños.

Pero como millones de brasileños que se han volcado a las calles en las últimas semanas para protestar los malos servicios públicos y la corrupción, dicen que les cuesta mucho salir adelante.

Hay meses en los que los ingresos de la familia, que no son nada malos, no alcanzan para cubrir los gastos básicos, que incluyen no solo los crecientes precios de los alimentos, el transporte y la electricidad, sino también escuelas gastos médicos privados carísimos que surgen como una alternativa a las pésimas escuelas y servicios médicos públicos.

"Estamos entre los afortunados y sin embargo sufrimos", expresó Paulo Calcavante, empleado municipal de 49 años. "Hemos sido abandonados completamente por el gobierno".

La familia vive lejos de la zona de playas, en el distante barrio de Iraja, cuyas aceras desparejas están llenas de montañas de basura y se escuchan tantos tiros en las vecinas favelas que los niños pueden identificar el tipo de arma.

Paulo y Adela, con quien está casado desde hace 16 años, su hija María, de 15 años, y su hijo Antonio, de 10, viven casi encerrados en una bonita pero sencilla casa de 340 metros cuadrados (3.700 pies cuadrados). El temor a las balas perdidas es tal que a los chicos no se les permite pasear en bicicleta por el barrio y, dado que hay poca presencia policial, la familia trata de no salir de noche.

No se puede beber el agua corriente, se movilizan en transportes públicos atestados y les recuerdan constantemente a los hijos cómo actuar si se ven envueltos en un robo o en un secuestro en el automóvil. "No me caben dudas de que en cualquier momento seremos víctimas de un acto de violencia", dijo Paulo.

Las protestas comenzaron hace varias semanas tras un aumento del equivalente a diez centavos de dólar en las tarifas del transporte público en Sao Paulo, la capital económica del país, y fueron creciendo hasta convertirse en un movimiento nacional masivo como no se veía desde las manifestaciones que desembocaron en el juicio político del presidente Fernando Collor en 1992. Los manifestantes siguen volcándose a las calles para hacer una cantidad de reclamos, pero la queja básica es que se pagan impuestos demasiado altos para recibir servicios muy pobres.

"Nos matamos para darle la nuestros hijos lo que el gobierno no les ofrece", dijo Paulo, quien hizo campaña a favor de la hoy presidenta Dilma Roussef en las últimas elecciones pero ahora dice que está desencantado con el gobierno del Partido de los Trabajadores.

En la última década hubo un crecimiento desenfrenado alimentado en buena medida por la demanda china de los recursos naturales brasileños y los Calcavante progresaron mucho. Figuran entre los aproximadamente 40 millones de brasileños que salieron de la pobreza durante ese período floreciente y que ahora ven cómo todo lo que consiguieron peligra por la ineptitud del gobierno y el alto costo de la vida.

La familia se mudó del barrio pobre Vigario Geral, donde se criaron Paulo y Adela y que se hizo famoso en 1993 por una masacre. Se mudaron a un departamento pequeño de Iraja y luego a la casa actual, de dos pisos y rodeada por un cerco de acero.

Hay una gran pantalla plana de televisión en el living, frente a dos sillones de cuero. En el segundo piso, los tres dormitorios lucen impecables y el único desorden que se percibe en la casa es en una sala donde Antonio pasa las tardes entreteniéndose con videojuegos. En el techo hay una terraza cubierta de pimpollos que ha plantado Paulo, desde la cual se ven tres favelas a las que todavía no ha llegado el programa de pacificación del gobierno, creado con miras a la Copa Mundial del año que viene y a los Juegos Olímpicos del 2016, por el cual la policía asume el control de barrios peligrosos e inicia una limpieza de delincuentes.

Los Calcavante compraron la casa hace cinco años, poco antes de que el mercado de bienes raíces de Río se fuese por las nubes, generando un aumento en los precios de las viviendas que en algunos casos llegó al 170%. Los pagos mensuales de la hipoteca a 20 años son de solo 670 dólares.

Pese a los bajos costos de la vivienda, el excelente salario de Paulo como empleado público apenas si alcanza para que la familia mantenga un modesto estilo de vida. Adela era maestra de primaria, pero dejó de trabajar cuando nació María porque salían perdiendo si ponía a la niña en una guardería.

Los impuestos de Brasil figuran entre los más altos del mundo y la familia debe pagar unos 2.000 dólares en impuestos a las ganancias y aportes, que son deducidos del sueldo mensual de Paulo.

A eso se suman 670 dólares de seguros médicos para no tener que depender de los deficientes hospitales y clínicas públicos, caracterizados por la escasez de médicos, medicinas, camas y hasta sábanas. El seguro le permite a los Calcavante ver médicos privados que cobran unos 250 dólares por consulta. El plan no incluye dentistería, anestesias ni una serie de servicios. También deben pagar 530 dólares al mes por un seguro hospitalario para los ancianos padres de Paulo.

"Ojalá pudiéramos contar con el sistema de salud público, pero la gente se muere en los servicios de emergencia esperando por un médico", comentó Adela. "De modo que esa no es una opción realista".

La familia tiene un presupuesto de unos 700 dólares al mes para alimentos, rubro que ha sido golpeado duro por una inflación del 6,67%.

"Todos los meses aumentan los gastos y disminuyen las compras que hacemos", dijo Adela, quien compra los alimentos en un sitio para mayoristas y usa cupones. Dejó de comprar tomates, cuyo precio se más que duplicó en el último año.

La familia paga otros 220 dólares al mes en transporte, sin contar la gasolina, ya que el tráfico en los alrededores de Río es tan pesado que rara vez su Volkswagen sale del garage. Para Paulo, quien trabaja en el centro de Río, el tren subterráneo es el mal menor. Los autobuses, con sus altas temperaturas, no son mejores.

"Prefiero pasarme 20 minutos apretado como una sardina en el tren subterráneo a pasarme casi dos horas en cada sentido en el infierno que es el tráfico en las horas pico", dio Paulo. En su trayecto hacia el tren camina junto a vendedores de drogas que abundan en calles mayormente vacías.

La escuela privada de los chicos y clases de inglés dos veces por semana representan otros 1.550 dólares. Paulo dice que las clases de inglés son lo único que paga "con una sonrisa".

"Si eres pobre en Brasil, sabes que la única salida es robar o conseguir una educación", dijo Paulo, quien convirtió una educación primaria y secundaria que según él "no vale nada" en dos título universitarios básicos y ahora estudia derecho.

"Soy una persona tan tímida que sé que no podría robar", expresó. "De modo que me esforcé por conseguir una educación".

Si se suman los gastos de teléfono y electricidad, impuestos a la propiedad, zapatos, ropa, artículos para la escuela y otras cosas, no queda nada a fin de mes, aseguró Paulo, quien dijo que de vez en cuando han tenido que sacar préstamos.

"Tenemos que reducir gastos, pero ¿cuáles?", manifestó. "Casi no vamos al cine, ni viajamos, y comemos pizza una vez al mes".

Ya no tienen ni mucama, una vieja tradición en Brasil. La que tenían se fue hace tres años porque no podían pagarle lo que pedía y no la reemplazaron.

Paulo y María participaron en una manifestación del jueves pasado que movilizó a unas 300.000 personas en el centro de Río y planean seguir yendo a protestas. Pero Paulo duda que se den los cambios que pide la gente.

"Estoy harto de todo, pero no puedo transmitirle una visión pesimista a mis hijos", comentó, sacudiendo la cabeza. "No tengo esperanza, pero eso no quiere decir que ellos no puedan tenerla".

"Somos una familia persistente. Jamás nos rendimos. Sin embargo, en este sistema, no importa cuán persistente seas y cuánto trabajes, no se puede salir adelante".

Copyright 2014 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Activate

La Estrella video

La Estrella: noticias y música

Ernesto "Neto" Portillo Jr. y Luis Carrasco presentan noticias sobre el consulado de México.

La Estrella: Celebrando el beisbol

La Estrella: Celebrando el beisbol

Ernesto "Neto" Portillo Jr. y Liliana López Ruelas hablan de los muchachos del deporte.

La historia de una inmigrante guatemalteca

La historia de una inmigrante guatemalteca

Editor Ernesto "Neto" Portillo Jr. y el reportero Luis Carrasco hablan de Karen Soto y su hija.

Raw: Bolivian Dancers Attempt to Break Record

Raw: Bolivian Dancers Attempt to Break Record

Más de 2.700 bailarines interpretaron el viernes la Morenada, una de las danzas folclóricas …

La Estrella de Tucsón con información sobre la crisis de los refugiados centroamericanos

La Estrella de Tucsón con información sobre la crisis de los refugiados centroamericanos

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco h…

La Estrella de Tucsón con información sobre la final de la Copa del Mundo

La Estrella de Tucsón con información sobre la final de la Copa del Mundo

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y y Liliana López Ruelas, de l…

La Estrella de Tucsón ofrece una reportaje sobre los Soñadores

La Estrella de Tucsón ofrece una reportaje sobre los Soñadores

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco h…

La Estrella de Tucsón presenta a un cantautor Cubano en el Viejo Pueblo

La Estrella de Tucsón presenta a un cantautor Cubano en el Viejo Pueblo

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, presenta la nueva edición de L…

La Estrella de Tucsón presenta a jóvenes captando la frontera con sus cámaras

La Estrella de Tucsón presenta a jóvenes captando la frontera con sus cámaras

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco, …

La Estrella de Tucsón presenta la historia del inmigrante Daniel Neyoy

La Estrella de Tucsón presenta la historia del inmigrante Daniel Neyoy

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco, …

La Estrella de Tucsón presenta su suplemento especial: Brasil 2014

La Estrella de Tucsón presenta su suplemento especial: Brasil 2014

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y Liliana López Ruelas, de la …

La Estrella de Tucsón sigue con su serie: 50 objetos

La Estrella de Tucsón sigue con su serie: 50 objetos

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y Liliana López Ruelas, de la …

Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza

Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza

La Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza organizó una vigilia de 48 horas en Ambos Nogales.

La Estrella de Tucsón celebra su edición 501

La Estrella de Tucsón celebra su edición 501

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, habla de la edición de esta se…

Featured businesses

View more...

Deals, offers & events

View more...

From Tucson to Phoenix or Phoenix to Flagstaff. We can take care of all your moving needs in Arizona!

We specialize in intrastate moving throughout Arizona. Free in…