EL CAIRO, Egipto (AP) -- Fuerzas de seguridad egipcias apoyadas por helicópteros y vehículos blindados tomaron por asalto el lunes una ciudad al sur de El Cairo que había sido capturada por extremistas leales al derrocado presidente islamista Mohamed Morsi, tomando rápidamente el control pese a que encontraron resistencia de pistoleros.

La operación retomar Dalga, que comenzó en las primeras horas de la mañana para, en la provincia de Minya, resalta la determinación del gobierno interino impuesto por los militares de atacar a los extremistas islámicos responsables por una ola de violencia en varias partes del país tras el derrocamiento de Morsi por un golpe militar con apoyo popular el 3 de julio.

La provincia de Minya sufrió un colapso de la seguridad debido a los ataques de extremistas que incendiaron y saquearon tribunales, iglesias, edificios de gobiernos locales y estaciones de policía.

El ejército también ha lanzado una ofensiva contra extremistas armados en la estratégica Península de Sinaí, donde los ataques contra fuerzas de seguridad han sido más frecuentes y mortíferos desde la caída de Morsi.

Dalga se ubica a unos 300 kilómetros (190 millas) al sur de la capital, y atrajo atención internacional porque los islamistas expulsaron a la fuerza local de policía y tomaron el control de la ciudad. Muchos de la minoría cristiana en Dalga - unos 20.000 de los 120 mil habitantes de la ciudad - habían estado pagándole a los extremistas para que les protegiesen. Se piensa que una de las iglesias incendiadas por los extremistas en agosto tiene 1.600 años de antigüedad. Los restos de reverenciados clérigos sepultados en la iglesia fueron sacados de sus tumbas e imágenes antiguas fueron robadas.

Los activistas locales de derechos humanos Adel Shafiq en Dalga y Ezzat Ibrahim en la vecina Malawi dijeron que una fuerza conjunta de soldados y policías ingresó a Dalga antes del amanecer el lunes. Dijeron que hubo una intensa batalla a tiros durante unos 10 minutos, seguida por tiroteos esporádicos, mientras las fuerzas del gobierno allanaban casa por casa en busca de extremistas.

Un total de 88 presuntos milicianos, de una lista de 318 hombres buscados por las autoridades, fueron arrestados de acuerdo con funcionarios de seguridad en Minya. Dos helicópteros del ejército sobrevolaban la ciudad mientras los soldados sellaban los accesos y ordenaban a los residentes que permaneciesen en sus casas, de acuerdo con activistas y oficiales.

Sin embargo, muchos de los milicianos más importantes al parecer huyeron de la ciudad antes del inicio de la operación, dijeron los funcionarios, que hablaron a condición de preservar el anonimato.

El jefe de seguridad de Minya, Osamah Mutwali, dijo que el ejército y la policía estaban en completo control de la ciudad y permanecerían allí hasta que se reestablezca plenamente el orden.