SAN SALVADOR, El Salvador (AP) -- El presidente Mauricio Funes dijo el jueves que es probable que militares estén involucrados con el arsenal de armas que tendrían como destino el cartel mexicano de los Zetas, y que estás habrían sido sustraídas de las bodegas de la fuerza armada salvadoreña.

Las autoridades salvadoreñas localizaron el martes 213 granadas antitanque M90, en una vivienda en una pequeña comunidad en el occidente del país.

"Lo único que sabemos es que estas armas supuestamente, en calidad de armas de guerra estaban destinadas al cartel de los Zetas", dijo Funes en conferencia de prensa.

Agregó que "es probable" que estén involucrados militares o ex militares, "porque de alguna manera fueron sustraídas de las bodegas de la fuerza armada".

"Si hay ex militares o militares en situación activa involucrados en esta operación, serán detenidos y serán procesados conforme a la ley", advirtió.

Pero Funes dijo que la relación de los Zetas con el arsenal de guerra, no significa que "los carteles mexicanos y particularmente el cartel de los Zetas estén operando en territorio salvadoreño".

Explicó que estas armas "las iban hacer llegar a (los Zetas) a través de otras redes que operan en el país, como el cartel de Texis".

Afirmó que a policía y la Fiscalía General de la República están "desmontando las estructuras del cartel de Texis", que opera en la zona noroccidental del país, fronteriza con Guatemala, una ruta de los narcotraficantes para transportar la cocaína a Estados Unidos. La banda internacional también se dedicaba al robo de automóviles que luego eran comercializados en Guatemala.

En un reciente operativo coordinado con las autoridades guatemaltecas, la policía capturó de 18 personas, incluso un inspector policial y un ex diputado suplente vinculadas al cartel de Texis.