WASHINGTON (AP) -- El presidente Barack Obama dijo el viernes que estudia una acción "limitada y contenida" contra Siria el mismo día que el gobierno estadounidense acusó sin rodeos al gobierno sirio de lanzar un ataque con armas químicas en el que murieron al menos 1.429 personas, una cifra muy superior a los cálculos anteriores. Entre las víctimas había más de 400 niños.

"No estamos considerando" la presencia de tropas en tierra, dijo Obama, en un intento de tranquilizar a la ciudadanía, cansada de la guerra después de una década de conflictos en Irak y Afganistán.

Con Francia como su único aliado principal, Obama dijo a la prensa que preferiría una acción multilateral, pero que "no queremos que el mundo esté paralizado".

Al otro lado del mundo, buques de guerra estadounidenses estaban en posición para un ataque de castigo.

Los residentes de Damasco se abastecieron de alimentos y otras necesidades previendo ataques, aunque no había señales evidentes de pánico o escasez.

"Nos hemos acostumbrado al sonido de los bombardeos" después de tres años de guerra civil, dijo Kheireddine Nahleh, empleado del gobierno de 53 años. "La muerte es la misma, ya sea con un mortero o con un misil estadounidense. No tengo miedo".

El presidente Barack Obama se reunió con sus asesores de seguridad nacional en la Casa Blanca y luego con diplomáticos de países del Báltico, y dijo que aún no ha tomado una decisión final sobre el ataque.

Además de los muertos, la evaluación informó que alrededor de 3.600 pacientes "con síntomas compatibles con la exposición a un agente nervioso" fueron atendidos en hospitales de la zona de Damasco tras el ataque.

El gobierno de Bashar Assad ha acusado a los rebeldes de haber perpetrado los ataques.

Inspectores de Naciones Unidas terminaron de recolectar muestras del lugar en donde presuntamente se perpetró un ataque con armas químicas en Siria el 21 de agosto.

El portavoz de la ONU, Martin Nesirky, dijo el viernes que el equipo está "empacando" y preparándose para partir a La Haya el sábado. Los miembros del equipo llevarán las muestras recolectadas a varios laboratorios de Europa.

Nesirky dijo que el equipo de la ONU también visitó un hospital militar gubernamental en Damasco el viernes para estudiar las denuncias independientes por parte del gobierno sirio de que decenas de sus soldados fueron víctimas de un ataque químico.

Los comentarios fueron hechos en un momento en que Washington y Francia parecen estar preparándose para un ataque militar contra el régimen de Assad, al que atribuyen el supuesto ataque.

El presidente francés, Francois Hollande apoya un ataque de castigo, y declaró al diario Le Monde que la "masacre química de Damasco no puede y no debe quedar impune".

Sin embargo, el intento del primer ministro británico David Cameron de ganar un voto de aprobación en el Parlamento para una acción militar terminó en una derrota ignominiosa el jueves. Los intentos de Estados Unidos por asegurar el respaldo de la ONU se han visto bloqueados por Rusia, aliado de Siria de larga data.

Por su parte el secretario general de la ONU, Ban Ki -moon, ha instado a que se retrase cualquier acción militar hasta que los inspectores puedan presentar sus conclusiones a los Estados miembros de la organización y al Consejo de Seguridad.

Decenas de legisladores, en su mayoría republicanos, firmaron una carta en la que dicen que Obama no debería emprender una acción militar sin la aprobación del Congreso, y líderes de ambos partidos políticos están instando al presidente a mantener consultas más estrechas con el Congreso antes de dar la orden de iniciar las hostilidades.