GUATEMALA (AP) -- Organizaciones de derechos humanos pidieron reanudar el juicio por genocidio y delitos contra la humanidad contra el general José Efraín Ríos Montt y su ex jefe de inteligencia paralizado por una controversia de competencia.

Activistas se manifestaron con velas y flores por segundo día frente a la Corte de Constitucionalidad que tendrá que decidir si reinicia el juicio o si éste vuelve a una fase anterior previo al debate oral que ya estaba por concluir y en el que más de cien testigos y expertos habían dado su testimonio.

La Corte debe dirimir entre la decisión de una jueza y un tribunal colegiado que quieren anular y continuar el juicio, respectivamente.

La Federación Internacional de Derechos Humanos con sede en París dijo en un comunicado de prensa que "insta a que se reanude el proceso en contra del general Ríos Montt por crímenes de genocidio y lesa humanidad, en respeto del principio de imparcialidad e independencia de la justicia y en garantía del derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación"

Souhayr Belhassen, presidenta de esa federación, dijo en el comunicado que "la apertura de este proceso representó un paso histórico y fundamental tanto para las víctimas, que llevan más de treinta años esperando justicia, como para el conjunto de la sociedad guatemalteca. Su anulación representaría una grave violación de los derechos de las víctimas y pondría en tela de juicio la credibilidad del Estado de derecho en Guatemala, que no puede construirse sin que garantice la independencia y la imparcialidad del poder judicial"

Los familiares de los militares acusados también han iniciado la batalla recolectando firmas a favor de los acusados y publicando campos pagados negando el genocidio.

Ríos Montt y su jefe de inteligencia José Rodríguez Sánchez son acusados por la Fiscalía de haber ordenado y tener conocimiento de las masacres, asesinatos y violaciones masivas ocurridas durante el gobierno de facto de Ríos Montt entre el 23 de marzo de 1982 y el 8 de agosto de 1983.

Ríos Montt gobernó Guatemala después de un golpe militar en uno de los períodos más cruentos de la guerra civil del país centroamericano. La fiscalía lo acusa de la muerte de 1.771 indígenas ixiles durante su gobierno en el que aplicó una campaña de "tierra arrasada" con el objeto de eliminar todo apoyo a los guerrilleros de izquierda.

El juicio contra el general, de 86 años, comenzó en marzo.