NUEVA DELHI, India (AP) -- Un tribunal de la India declaró el martes que los cuatro hombres indiciados por la violación grupal de una joven en un autobús en diciembre son culpables del ataque que desencadenó una ola de protestas, dando voz a años de inconformidad por el trato hacia las mujeres.

Los individuos, declarados culpables de todos los delitos que se les imputaron, incluidos violación y asesinato, enfrentan la posibilidad de ser ejecutados por ahorcamiento. Sus sentencias serán dictadas el miércoles.

Al leer su veredicto, el juez Yogesh Khanna dijo que los individuos "asesinaron a una persona indefensa".

Los padres de la víctima de violación, quien no puede ser identificada bajo la ley india, lloraron cuando se leyó el veredicto. La madre, vestida con un sari rosa, estaba sentada a poca distancia de los acusados, en una pequeña sala judicial repleta de abogados, policías y reporteros.

Afuera del tribunal, decenas de personas se congregaron y después de conocer el veredicto comenzaron a decir: "¡Ahórquelos! ¡Ahórquelos!".

Los manifestantes dijeron que el caso es una llamada de atención para la India.

"Cada niña a cualquier edad pasa por esto, el acoso o la violación. No nos sentimos seguras", dijo la graduada en leyes Rapia Pathania. "Por eso estamos aquí. Queremos que este caso sea un ejemplo de cada caso que ha sido y será archivado".

A.P. Singh, abogado de los acusados, dijo que todos son inocentes.

"A estos acusados les han tendido una trampa simplemente para complacer al público", dijo a los reporteros. "Este no es un juicio justo".

Los cuatro acusados, junto con otro sospechoso que se ahorcó en prisión y un menor que fue declarado culpable en agosto, iban a bordo de un autobús fuera de servicio cuando subieron con engaños a la mujer de 23 años y su acompañante varón. Los hombres golpearon al amigo y violaron a la mujer varias veces, incluso con una barra de metal, lo que le causó severas heridas internas que le ocasionaron la muerte dos semanas después.

El juicio de los cuatro, que duró unos siete meses, fue sorprendentemente rápido para los estándares en la India.