Investigan santidad de argentinos asesinados

2013-04-09T15:37:00Z Investigan santidad de argentinos asesinadosThe Associated Press The Associated Press
April 09, 2013 3:37 pm  • 

BUENOS AIRES (AP) -- Era la hora de la misa, pero nadie abrió las puertas de la iglesia.

El organista ingresó entonces por una ventana para investigar y se encontró con cinco cadáveres ensangrentados, tendidos boca abajo en el piso de una de las salas de la casa parroquial. Elementos armados que se cree eran policías habían irrumpido en la Iglesia de San Patricio pasada la medianoche del 3 de julio y habían asesinado a tiros a tres sacerdotes y dos seminaristas, en el episodio de violencia contra la Iglesia Católica Romana más grave de la última dictadura.

En un pasillo de la casa parroquial alguien había escrito con tiza: "Estos zurdos murieron por ser adoctrinadores de mentes vírgenes y son MSTM", la sigla con la que se identificaba al Movimiento Sacerdotes para el Tercer Mundo.

Hoy la Iglesia argentina está tratando de que sean declarados santos, en una causa que promovió en 2005 nada menos que el hoy papa Francisco.

En la homilía en conmemoración del 25 aniversario de la masacre de los palotinos que encabezó en 2001, el entonces arzobispo de Buenos Aires destacó la valentía de los asesinados.

"Esta parroquia ha sido ungida por el testimonio de aquellos que quisieron no vivir para sí, quisieron ser grano de trigo y murieron para que otros tuvieran vida", señaló el entonces arzobispo Jorge Mario Bergoglio.

Lo que pasó a la historia como la Masacre de San Patricio es un ejemplo de las vicisitudes que enfrentó la iglesia argentina donde sirvió Bergoglio. Sufrió decenas de muertes a pesar de que su jerarquía se mostraba complaciente con los militares.

En total, 18 sacerdotes fueron asesinados o figuran como desaparecidos y otros diez curas estuvieron presos en la dictadura, según diversos organismos de derechos humanos, incluido el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos. Once seminaristas fueron asesinados o figuran como desaparecidos y se cree que son cerca de medio centenar los católicos laicos asesinados por la represión ilegal.

El propio Bergoglio fue acusado de no hacer lo suficiente para proteger a dos curas cuando era un joven líder jesuita durante la dictadura de 1976 a 1983. Pero también se sabe que salvó a al menos a una persona dándole refugio en una época en la que la alta jerarquía eclesiástica estaba alineada con las juntas militares.

"El atentado marcó un antes y un después... El mensaje que trascendió desde la jerarquía eclesiástica a todas las congregaciones fue: `tengan cuidado porque si uno sólo de cada comunidad hace una crítica en contra de este gobierno, puede llevarse puestos a todos (puede involucrar al resto)", dijo a la AP Francisco Chirichella, un laico que conoció de cerca a los palotinos asesinados y reúne pruebas en la causa de santificación abierta en la Arquidiócesis de Buenos Aires.

La matanza se produjo en Belgrano, un barrio de clase alta, tres meses después de que los militares tomasen el poder e intensificasen la represión de supuestos subversivos.

El ejército atribuyó los asesinatos a "subversivos", a pesar de evidencias de que fueron una represalia por un atentado que pocos días antes había protagonizado el grupo guerrillero Montoneros en el comedor de la Seguridad Federal de la capital, causando la muerte de 20 policías.

Un cable de la embajada de Estados Unidos enviado cuatro días después de la masacre y difundido el lunes en Wikileaks señaló que esa legación diplomática había recibido información que confirmaba que los religiosos fueron asesinados por "miembros de la policía federal" y que fuentes policiales habían enfatizado que los asesinatos fueron cometidos por "oficiales de bajo rango sin una autorización superior".

El cable da cuenta de que el embajador estadounidense Robert Hill se reunió con el nuncio apostólico Pio Laghi y que éste último había señalado que la iglesia estaba "preocupada" porque uno de los seminaristas podría tener algunas conexiones con los movimientos tercermundistas. El representante del Vaticano también había enfatizado que si ese era el caso, ello no justificaba los asesinatos.

Según este cable, Laghi le dijo al embajador que el cardenal argentino Juan Carlos Aramburu le había dicho claramente al ministro del Interior (Albano Harguindeguy) que la iglesia sabía "sin duda alguna" que fueron las fuerzas de seguridad del gobierno militar quienes habían asesinado a los religiosos. El nuncio señaló además al embajador que un oficial de alto rango de la dictadura le había manifestado la intención del ejecutivo de "limpiar la iglesia católica".

Laghi temía además que el asesinato de los religiosos pudiera presagiar una ola de terror proveniente de la derecha sin precedentes.

En público, no obstante, la jerarquía eclesiástica parecía avalar a los líderes militares y dijo que aceptaba su explicación de que el episodio había sido obra de extremistas de izquierda. No reclamó con suficiente fuerza el esclarecimiento de los crímenes de los palotinos al gobierno militar, en lo que algunos sectores consideran un reflejo de la actitud condescendiente que mostró con el régimen.

El episcopado se preguntó entonces "qué fuerzas tan poderosas son las que con toda impunidad... pueden obrar a su arbitrio en medio de nuestra sociedad". Pero también dijo que sabía "por la palabras del ministro del Interior y la presencia en las exequias del ministro de Relaciones Exteriores y Culto y altos jefes militares cómo el gobierno y las fuerzas armadas participan de nuestro dolor y, nos atreveríamos a decir, de nuestro estupor".

"Pedimos a nuestro señor que dé luz a vuestras excelencias para cumplir la honrosa y alta responsabilidad que les compete", dijo el episcopado, tras lo cual agregó que sabía de "los altos ideales y de la generosa actitud para con la patria, sus instituciones y ciudadanos" de la junta militar.

Informes periodísticos periodísticas señalaron en algún momento que en la matanza estuvo involucrado un grupo de tareas de la Armada. Sendos procesos judiciales que se abrieron durante y después de la dictadura no encontraron culpables por lo que los crímenes de la llamada "Masacre de San Patricio" siguen impunes.

La iglesia de San Patricio no parecía un blanco. Ninguno de los tres sacerdotes eran miembros del Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo, cuya defensa de los pobres irritaba a los militares.

El sacerdote palotino Alfredo Kelly, sin embargo, dijo en la noche del 3 de julio de 1976 a varios íntimos su temor a ser asesinado a raíz de las amenazas que circulaban en su contra tildándole de comunista por su labor social. Pocas horas después, pereció acribillado junto a cuatro compañeros de su orden en la Iglesia de San Patricio de Buenos Aires.

También parecieron los sacerdotes Alfredo Leaden y Pedro Dufau, así como a los seminaristas Salvador Barbeito y Emilio Barletti.

"Kelly nos expresó a mí y a otros compañeros en una cena celebrada ese 3 de julio en la parroquia, de la que soy el único sobreviviente, el temor por su vida, ya que circulaba una carta por ahí llamándole comunista", dijo a la AP el padre Rodolfo Capalozza, quien entonces era uno de los seminaristas que residía en la parroquia.

Todas las víctimas eran argentinas. Barbeito había nacido en Pontevedra (España), pero tenía la ciudadanía argentina.

Kelly era el párroco de San Patricio y formador de seminaristas. Según los que le conocieron, no tenía pelos en la lengua. Desde el púlpito reprendió a los feligreses que habían participado en los remates de bienes robados a personas desaparecidas. La homilía es recordada como "el sermón de las cucarachas", calificativo que el sacerdote usó para describir a aquellos que ya no podía seguir llamando "ovejas de su rebaño".

Leaden era el más espiritual de los cinco. Dufau había fundado un colegio para los hijos de las mujeres que trabajaban como personal doméstico en el opulento barrio de Belgrano donde se encontraba la parroquia; Barbeito era un carismático al que le gustaba rodearse de jóvenes y Barletti mostraba un claro compromiso social en las barriadas pobres, además de militar en la Juventud Peronista, uno de los blancos de los militares represores. Era sin duda el más político de los cinco.

Capalozza, entonces con 20 años, se libró de morir junto al resto de sus compañeros porque esa noche durmió en casa de sus padres en lugar de hacerlo en la residencia que los palotinos tenían junto a la Iglesia de San Patricio. Otros jóvenes estudiantes de la congregación también salvaron su vida por estar fuera de Argentina o participando en ejercicios espirituales.

La alfombra donde yacían los cuerpos se conserva en la Iglesia de San Patricio con las marcas y los agujeros que dejaron decenas de balas disparadas.

La masacre fue vista por muchos como un aviso de los jerarcas militares a la iglesia católica sobre los riesgos que entrañaba disentir con la dictadura o practicar una evangelización demasiado comprometida con los pobres.

Varias fuentes coinciden en que los palotinos no eran ni por asomo "curas guerrilleros" ni representaban el ala más izquierdista de la iglesia católica. Quizá el hecho de que San Patricio se situara en un barrio donde residían miembros del poder fáctico "hacía que su mensaje de compromiso social llegara con más fuerza", dijo Capalozza, quien hoy tiene 57 años.

Para este sacerdote, actualmente párroco de la Iglesia Santa Isabel de Hungría en Buenos Aires, la eventual canonización de sus compañeros sería "una respuesta de justicia" a la masacre.

Bergoglio, entronizado papa el 19 de marzo, fue confesor de Kelly y mantuvo con el palotino una estrecha relación desde su condición de provincial de los jesuitas argentinos en la dictadura.

"Soy testigo, porque lo acompañé en la dirección espiritual y la confesión hasta su muerte, de lo que era la vida de Alfie (Alfredo Kelly); sólo pensaba en Dios. Y lo nombro a él porque soy testigo de su corazón, y en él a todos los demás", dijo el arzobispo Bergoglio en su homilía del 2001.

Bergoglio, quien luego fue elevado a cardenal, ha sido señalado por activistas de derechos humanos de su país como cómplice de la dictadura por haber "entregado" supuestamente a dos jesuitas que estuvieron secuestrados varios meses. Por otro lado, testimonios de perseguidos por los militares afirmaron que el hoy papa los protegió.

En 2001, la orden de los palotinos pidió a la iglesia argentina que reconociera formalmente a los cinco asesinados como mártires. "Luego, con los años la causa fue modificándose en el criterio de la iglesia local, fue tomando otro carácter y hoy es una causa de canonización", que puede durar años, dijo a la AP el padre Pablo Bocca, actual párroco de la Iglesia de San Patricio.

"Vivo este proceso con mucha esperanza... porque hoy en día el papa es alguien que conoce la causa, que vivió en el país y que él mismo vivió ese compromiso de la iglesia", señaló Bocca. Afirmó además que, siendo arzobispo de Buenos Aires, Bergoglio "hizo una especie de sondeo entre los obispos argentinos" sobre la causa de los palotinos y que "muy poquitos" de talante conservador "tenían reservas".

"Estamos hablando de una situación del país que todavía es muy controversial", señaló.

En la arquidiócesis de Buenos Aires quedó finalmente constituido un tribunal eclesiástico encabezado por un sacerdote designado por Bergoglio para analizar las pruebas que intentan demostrar en primer lugar que los religiosos fueron mártires para luego eventualmente y con el cumplimiento de otros requisitos ser declarados santos.

Las pruebas para demostrar que los religiosos fueron mártires porque murieron asesinados a causa de su fe son recolectadas por un equipo de laicos integrado por Chirichella.

Este último explicó que en la actualidad "el proceso está en una etapa de preparación" y que para que la causa avance se debe contar con el "Nihil obstat" (sin obstáculos), una especie de luz verde que tiene que venir desde Roma" y que debe solicitar previamente el Arzobispado de Buenos Aires.

El 28 de marzo, Francisco nombró a Mario Poli como su sucesor en el arzobispado de Buenos Aires. Siendo obispo Diocesano de La Pampa, Poli criticó públicamente en 2012 a un sacerdote que había colgado en Facebook una felicitación para Jorge Videla en el día del cumpleaños, de quien fuera presidente de facto entre 1976 y 1981.

Copyright 2014 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

La Estrella video

La Estrella de Tucsón celebra Thanksgiving

Neto Portillo Jr. y Luis Carrasco ofrecen dos historias con el sentimiento del Día de Acción de Gracias

La Estrella de Tucsón: Se acerca la Procesión

La Estrella de Tucsón: Se acerca la Procesión

Liliana López y Luis Carrasco hablan de los 25 años de la Precesión de Todas las Almas, símb…

La Estrella de Tucsón: ¡Llegó beisbol mexicano!

La Estrella de Tucsón: ¡Llegó beisbol mexicano!

Neto Portillo Jr. y Liliana López Ruelas presentan la Fiesta Mexicana de Beisbol.

La Estrella de Tucsón: Hay que votar

La Estrella de Tucsón: Hay que votar

Neto Portillo Jr. y Luis Carrasco hablan del voto latino.

La Estrella de Tucsón: Visita Sonora

La Estrella de Tucsón: Visita Sonora

Neto Portillo Jr. y Luis Carrasco hablan de la seguridad pública.

La Estrella de Tucsón: El derrame en Sonora

La Estrella de Tucsón: El derrame en Sonora

Neto Portillo Jr. y Liliana López Ruelas hablan de la crisis.

La Estrella: Más mariachi y Cantinflas

La Estrella: Más mariachi y Cantinflas

Neto Portillo Jr. y Luis Carrasco se diviertan con mariachi y el chato.

La Estrella: Mariachi, Cantinflas y río Sonora

La Estrella: Mariachi, Cantinflas y río Sonora

Ernesto "Neto" Portillo Jr. y Liliana López Ruelas hablan sobre música, películas y Sonora.

La Estrella: noticias y música

La Estrella: noticias y música

Ernesto "Neto" Portillo Jr. y Luis Carrasco presentan noticias sobre el consulado de México.

La Estrella: Celebrando el beisbol

La Estrella: Celebrando el beisbol

Ernesto "Neto" Portillo Jr. y Liliana López Ruelas hablan de los muchachos del deporte.

La historia de una inmigrante guatemalteca

La historia de una inmigrante guatemalteca

Editor Ernesto "Neto" Portillo Jr. y el reportero Luis Carrasco hablan de Karen Soto y su hija.

Raw: Bolivian Dancers Attempt to Break Record

Raw: Bolivian Dancers Attempt to Break Record

Más de 2.700 bailarines interpretaron el viernes la Morenada, una de las danzas folclóricas …

La Estrella de Tucsón con información sobre la crisis de los refugiados centroamericanos

La Estrella de Tucsón con información sobre la crisis de los refugiados centroamericanos

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco h…

La Estrella de Tucsón con información sobre la final de la Copa del Mundo

La Estrella de Tucsón con información sobre la final de la Copa del Mundo

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y y Liliana López Ruelas, de l…

La Estrella de Tucsón ofrece una reportaje sobre los Soñadores

La Estrella de Tucsón ofrece una reportaje sobre los Soñadores

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco h…

La Estrella de Tucsón presenta a un cantautor Cubano en el Viejo Pueblo

La Estrella de Tucsón presenta a un cantautor Cubano en el Viejo Pueblo

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, presenta la nueva edición de L…

La Estrella de Tucsón presenta a jóvenes captando la frontera con sus cámaras

La Estrella de Tucsón presenta a jóvenes captando la frontera con sus cámaras

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco, …

La Estrella de Tucsón presenta la historia del inmigrante Daniel Neyoy

La Estrella de Tucsón presenta la historia del inmigrante Daniel Neyoy

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y el reportero Luis Carrasco, …

La Estrella de Tucsón presenta su suplemento especial: Brasil 2014

La Estrella de Tucsón presenta su suplemento especial: Brasil 2014

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y Liliana López Ruelas, de la …

La Estrella de Tucsón sigue con su serie: 50 objetos

La Estrella de Tucsón sigue con su serie: 50 objetos

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, y Liliana López Ruelas, de la …

Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza

Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza

La Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza organizó una vigilia de 48 horas en Ambos Nogales.

La Estrella de Tucsón celebra su edición 501

La Estrella de Tucsón celebra su edición 501

Ernesto "Neto" Portillo Jr., editor de La Estrella de Tucsón, habla de la edición de esta se…

Deals, offers & events

View more...