SANTIAGO DE COMPOSTELA, España (AP) -- Los familiares de las víctimas de un accidente ferroviario ocurrido en el noroeste de España lloraban y se abrazaban el jueves cerca de una improvisada morgue en un centro deportivo, y el número de víctimas fatales aumentó a 78 mientras los investigadores intentan determinar la causa.

El tren se salió de la vía y por lo menos un pasajero dijo a una radioemisora que al parecer iba a excesiva velocidad al tomar una pronunciada curva cuando se aproximaba a la estación de este santuario católico, la víspera de una importante festividad religiosa.

En el lugar del accidente fueron recuperados 73 cadáveres y otras cuatro personas fallecieron en varios hospitales, dijo María Pardo Ríos, vocera del principal tribunal de la región de Galicia. Otra persona murió, por lo que el número de víctimas fatales aumentó a 78, aunque no fue facilitada información sobre el lugar del fallecimiento, dijo un funcionario del Ministerio del Interior que habló a condición del anonimato debido a la política de la entidad.

Por lo menos 141 personas resultaron heridas - algunas de ellas en estado crítico - tras descarrilar el tren de ocho coches en el que viajaban 218 pasajeros una hora antes de ponerse el sol.

Las autoridades no indicaron la causa del accidente, pero una funcionaria del Ministerio del Interior dijo el jueves que fue descartada la posibilidad de que el descarrilamiento hubiese sido causado por un ataque terrorista. Habló igualmente a condición del anonimato por la política del ministerio.

El incidente es el accidente ferroviario español más mortífero desde 1972, cuando un tren chocó con un autobús en el sudoeste de España, matando a 86 personas e hiriendo a 112. El presidente del gobierno Mariano Rajoy, nacido en Santiago de Compostela, visitó el luego el lugar del siniestro acompañado de los rescatistas y luego visitó en el hospital a los heridos.

Rajoy dijo a los periodistas que para "un nacido en Santiago, como yo, este es el día más triste". Agregó que las autoridades judiciales y el Ministerio de Fomento iniciaron investigaciones para establecer la causa lo más rápidamente posible, pero no respondió a las preguntas de los reporteros.

Las autoridades municipales cancelaron las ceremonias de la festividad anual que atrae a decenas de miles de personas de todo el mundo.

"El 24 de julio no será ya la víspera de un día festivo sino una conmemoración de uno de los días más tristes en la historia de Galicia", dijo el presidente de la región gallega Alberto Núñez Feijoo.

Los equipos de rescate pasaron la noche registrando los vagones destrozados junto a la vía, y Pardo dijo que era posible que aumentara el número de muertos. Los cadáveres llevados al depósito levantado en un estadio deportivo eran examinados por la policía y las autoridades judiciales para su identificación. Los familiares de las víctimas lloraban y se abrazaban en un punto de información cercano en busca de noticias de sus seres queridos.

Una cámara de seguridad capturó el momento en que el tren se salió de las vías y se estrelló contra un muro a elevada velocidad. El video fue subido el jueves a YouTube.