MEXICO (AP) -- La reciente explosión en un edificio de oficinas de la empresa petrolera estatal de México que causó la muerte de 37 personas fue ocasionada por una acumulación de gas en el sótano del inmueble, informó el lunes el procurador general de justicia, Jesús Murillo Karam.

El funcionario dijo que la investigación realizada por expertos de México, España, Estados Unidos y Gran Bretaña no encontró evidencias de explosivos en el estallido del jueves pasado que derrumbó varios pisos bajos del edificio administrativo de Pemex en la Ciudad de México.

Los especialistas creen que una falla eléctrica provocó la chispa que detonó el gas acumulado, explicó Murillo Karam, quien afirmó que hubo escasa evidencia de los rastros de quemadura que deja normalmente la explosión de una bomba. Tampoco hubo indicios de cráter como el que suele causar un artefacto explosivo.