MADRID (AP) -- Evo Morales partió el miércoles de Europa hacia Bolivia después de una extraordinaria crisis diplomática que lo obligó a desviar su avión presidencial a Austria ante la sospecha de que pudiera estar ocultando al ex espía estadounidense Edward Snowden.

Antes de despegar de Viena el miércoles, el presidente boliviano negó que Snowden, acusado de espionaje por filtrar informaciones sobre el control de registros telefónicos y tráfico de internet que realiza Estados Unidos, viajara en la aeronave presidencial.

El avión tenía previsto realizar una escala para abastecimiento de combustible en las españolas Islas Canarias antes de volar a territorio sudamericano.

"¿Cómo podemos tener en el avión a una persona que tiene problemas con su país?", dijo Morales. "Es un problema de Estados Unidos, no es un problema de Bolivia y latinoamericano", agregó.

Bolivia acusó a Estados Unidos de ordenar a Europa paralizar el vuelo de Morales y calificó el acto de "agresión", pero Francia, Portugal y España, principales implicados en la delicada situación del día anterior, negaron haber bloqueado su espacio aéreo.

Morales se encontraba en Rusia participando en una cumbre y los rumores se dispararon cuando dijo que su país consideraría conceder asilo político a Snowden, quien se cree permanece en una zona de tránsito del aeropuerto de Moscú y ha pedido asilo a unos 20 países.

El vuelo de Morales fue desviado a Viena el martes por la noche. Bolivia dijo que países como Italia, Francia y Portugal habían decidido cerrar su espacio aéreo ante la sospechosa de que Snowden estuviera huyendo en el avión boliviano.

Según relató Morales, decidieron aterrizar en Austria porque si regresaban a Rusia se podía especular con que traían de vuelta a Snowden. Posteriormente, dijo que España quiso inspeccionar el avión el martes por la noche antes de autorizar el paso por Canarias.

"El embajador español (en Viena) me pidió tomar un café dentro del avión para ver el avión y en el fondo poder controlar", afirmó el presidente. "Pero no puede por normas internacionales y además no soy ningún delincuente para que controlen el avión".

"Por encima de que viaje el presidente está la dignidad y nuestra soberanía. Un avión oficial es un embajador itinerante", agregó. "No podía permitir que revisen el avión porque no soy ningún delincuente y porque es un avión oficial. El presidente tiene inmunidad inviolable", dijo el mandatario.

A primera hora del miércoles y con el permiso de Morales, agentes de frontera austriacos inspeccionaron la aeronave y comunicaron, como ya había dicho Bolivia, que Snowden no iba a bordo.

Los países europeos implicados desmintieron la versión de Bolivia. Najat Vallaud-Belkacem, portavoz del gobierno francés, aseguró que el vuelo fue autorizado aunque no aclaró si efectivamente hubo prohibición en un primer momento.

En un comunicado, la cancillería portuguesa explicó que se permitió el vuelo pero no la escala en Lisboa por unos problemas técnicos sin especificar.

Mientras que el canciller español José Manuel García-Margallo afirmó que España no prohibió al presidente boliviano aterrizar en el país ibérico y que tampoco es verdad que solicitase registrar el avión.

"No es verdad que España pidiese permiso para registrar el avión", dijo García-Margallo.

Las autoridades italianas no estaban disponibles para hablar del tema el miércoles por la mañana.

A pesar de los desmentidos oficiales, el embajador boliviano ante Naciones Unidas Sacha Llorenti dijo que lo ocurrido fue un "acto de agresión" y que Francia, España, Portugal e Italia violaron las leyes internacionales.

Llorenti consideró que recibieron órdenes de Estados Unidos que pusieron en peligro la vida del presidente.

Los gobiernos de Ecuador, Venezuela, Cuba y Nicaragua, aliados del gobierno boliviano, repudiaron la "tremenda ofensa" a Morales, según declaró el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño.

En La Paz, el vicepresidente Alvaro García, presidente en ejercicio en ausencia de Morales, presidía el miércoles una reunión de gabinete que comenzó a las 6 de la mañana. Poco antes y en una declaración a la prensa, García instó a los gobiernos de la región a "reunirse de emergencia para manifestar su repudio" ante el "secuestro" del mandatario boliviano.

También el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, expresó "su profunda molestia" por la negativa de varios países europeos al uso del espacio aéreo.

"El presidente Morales estuvo 14 horas secuestrado por una decisión imperial de Estados Unidos en complicidad con algunos países europeos", dijo el vicepresidente boliviano.

"Como gobierno ya hemos hecho una denuncia internacional ante la ONU y estamos enviando otra denuncia al Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos para iniciar un proceso a los responsables de esta violación al derecho internacional. Estamos estudiando otro tipo de demandas", añadió.

Las polémicas filtraciones difundidas por el ex analista de la NSA Snowden dejaron ver que Estados Unidos recolecta ampliamente registros telefónicos y cierto contenido del tráfico en internet, aunque las autoridades de inteligencia estadounidenses han dicho que esos programas están enfocados en detectar a extranjeros y a sospechosos de terrorismo, en su mayoría en otros países.

Snowden ha pedido asilo en Venezuela, Bolivia y otros 18 países, de acuerdo con WikiLeaks, un portal especializado en filtrar información clasificada que está apoyando al estadounidense. Muchos países europeos en la lista -como Austria, Finlandia, Irlanda, los Países Bajos, Noruega, España y Suiza- dijeron que Snowden tenía que hacer la solicitud desde sus respectivos territorios.