JOHANESBURGO (AP) -- La población de rinocerontes de Mozambique fue extinguida hace más de un siglo por los aficionados a la caza mayor. Reconstituida hace varios años, una vez más ha quedado al borde de la extinción a causa de los cazadores furtivos que buscan sus cuernos para vender en Asia.

Un experto dijo a The Associated Press que ha muerto el último ejemplar en ese país del sureste del Africa. El guardián a cargo del Parque Trasfronterizo Gran Limpopo -el único sitio donde habitaban los rinocerontes en Mozambique- también dijo que los cazadores ilegales mataron a todos los animales. Pero el director de conservación de Mozambique cree que quedan unos pocos.

Los elefantes también podrían extinguirse en Mozambique, dijo el guardián Antonio Abacar a la AP. Agregó que algunos guardabosques han ayudado a los cazadores ilegales y que 30 de los 100 guardabosques comparecerán ante la justicia pronto.

"Sorprendimos a algunos de ellos cuando dirigían a los cazadores a un área de rinocerontes", agregó.

Un guardabosques arrestado por ayudar a los cazadores ilegales en la Gran Reserva Niassa, en el norte de Mozambique, dijo a la Televisión TVM la semana pasada que le pagaron el equivalente a 80 dólares para conducir a los cazadores a áreas de rinocerontes y elefantes. Los guardabosques cobran el equivalente de 64 a 96 dólares mensuales.

Aunque los guardabosques culpables perderán sus empleos, la ley no es un disuasivo para los cazadores, ya que matar a los animales y negociar ilegalmente con sus cuernos y colmillos son delitos menores en Mozambique.

"Su sistema legal dista de ser eficaz", comentó Michael Knight, director del Grupo de Especialistas en Rinocerontes Africanos de la Comisión de Supervivencia de Especies en la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Una reunión del grupo en febrero reportó que posiblemente queda un rinoceronte blanco en Mozambique y ninguno negro, dijo Knight.

Según Abacar, "ya hemos anunciado la extinción de la población de rinocerontes en el Parque Nacional de Limpopo".

Pero Bartolomeu Soto, director de la unidad de conservación transfronteriza, dijo a la AP: "creemos que todavía hay rinocerontes, aunque no sabemos cuántos".

El precio del cuerno de rinoceronte ha superado el del oro a medida que aumenta la demanda en países asiáticos, principalmente China y Vietnam, donde los consumidores creen erróneamente que el cuerno tiene propiedades curativas. La medicina tradicional china lo receta para todo, tifoidea, convulsiones infantiles, fiebre, antídoto para venenos, alivio de la artritis y de posesiones demoníacas. Grupos de Vietnam, China, Corea del Sur y Tailandia han sido involucrados en el tráfico ilegal.