NACIONES UNIDAS (AP) -- El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, aumentó el jueves el número de muertos por la guerra civil de Siria a más de 100.000, desde casi 93.000 hace poco más de un mes.

Ban pidió al gobierno sirio y la oposición que detengan la violencia causada en dos años y medio de guerra civil, y dijo que es "imperativo tener una conferencia de paz en Ginebra lo antes posible".

El secretario general habló antes de entrevistarse con el secretario de Estado estadounidense John Kerry, que le acompañó.

"No hay una solución militar en Siria", dijo Kerry a los reporteros. "Hay solamente una solución política, y ello requerirá liderazgo para traer a la gente a la mesa de negociaciones".

Estados Unidos y Rusia intentan convocar una conferencia internacional de paz en Ginebra junto con la ONU para acordar un gobierno de transición basado en el plan adoptado en esa ciudad hace un año.

Kerry dijo que habló el miércoles con el canciller ruso Sergey Lavrov y agregó que ambos países siguen decididos a reunir a las partes beligerantes para impulsar el proceso de paz.

"Haremos todo lo posible para lograrlo cuanto antes", dijo Kerry