ROMA (AP) -- El premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel aseguró el jueves que el papa Francisco no tuvo nada que ver con la dictadura, tras ser recibido por el pontífice en el Vaticano.

"No fue cómplice de la dictadura, pero tampoco fue de los obispos que estuvieron más en la avanzada por la defensa de los derechos humanos porque prefirió una diplomacia silenciosa para pedir por los desaparecidos y los presos", dijo en una rueda de prensa en Roma.

"Hubo obispos cómplices, pero no Bergoglio", insistió.

Pérez Esquivel, que recibió en 1980 el Nobel de la Paz por su actuación a favor de los derechos humanos durante la última dictadura argentina (1976-1983), dijo que habían hablado con el papa sobre este tema aunque "en términos generales".

Señaló que Francisco le expresó su convicción de "avanzar en la verdad y la justicia, se refirió al daño hecho por las dictaduras" y volvió a pedir que lo "acompañen en la oración".

"Fue una charla muy buena, en la que hablamos de la situación general de la Iglesia, del mundo y de América Latina", afirmó.