MEXICO (AP) -- Los estados de México gastaron 4.518 millones de pesos (370 millones de dólares) en publicidad oficial en un año a pesar de no contar con reglas para asignar contratos destinados a difundir programas del gobierno, informó un reporte de organizaciones de transparencia.

La mayoría de los estados excedieron los montos aprobados por sus congresos para difundir acciones del gobierno en televisión, periódicos, radio o Internet, dice el documento de las organizaciones Artículo 19 y Fundar, que recopilaron los datos a partir de solicitudes de información hechas a todos los gobiernos estatales. El reporte "El costo de la legitimidad" además expresa preocupación por casos en los que se ha reducido gastos de publicidad en medios que han publicado reportajes críticos del gobierno.

"Las entidades federativas (estados) ejercen recursos millonarios por concepto de publicidad oficial de forma opaca, con alto nivel de discrecionalidad", señala el documento publicado el miércoles por las organizaciones.

El presidente Enrique Peña Nieto ha expresado que busca reformar la manera en que gobierno paga la publicidad oficial para "transparentar y racionalizar" los gastos del estado en dicha materia. Peña Nieto quiere establecer límites de los gastos, que actualmente tienden a aumentar cada año. En un análisis de 15 estados que revelaron sus gastos anuales desde 2005, los costos en publicidad se duplicaron de aquel año al 2011, según el informe.

En comparación a otros gastos de presupuesto, lo que gastaron 27 de los 32 estados de la nación en publicidad en 2011, señala el reporte, es el doble de lo que el gobierno gasta en la publicación y distribución de libros de texto. Lo que el estado norteño de Chihuahua gastó en publicidad es igual a la mitad de los gastos totales del seguro médico en ese estado. En el estado del Pacífico de Nayarit se destinó a publicidad el mismo monto que se destinó a la educación preparatoria.

"El problema de la asignación de publicidad oficial es un problema estructural, ya que por un lado existe una falta de regulación y por otro nos encontramos con un gasto creciente que se ejerce en total opacidad", dijo Justine Dupuy, investigadora de Fundar.