LA HABANA (AP) -- El músico cubano Robertico Carcassés, quien hizo unos sonados comentarios en un concierto sobre el sistema de la isla la semana pasada, fue sancionado y sus presentaciones levantadas del circuito estatal.

Sin embargo, el músico mantuvo tanto su posición de crítica al gobierno de la isla como con su demanda hacia Estados Unidos --el motivo del concierto--, según un comunicado colocado en la página de Facebook del grupo Interactivo, que Carcassés dirige.

Carcassés fue convocado a una reunión por parte de "un funcionario de cultura" cuyo nombre no especificó para informarle de la sanción pues sus opiniones "no se avenían con la línea de la revolución cubana", explicó el propio artista en el mensaje aparecido el lunes.

"Por más que veo el video (del concierto) y releo lo que dije no veo porqué, no se avienen mis ideas a la línea de la revolución cubana, si estamos tratando de mejorar nuestro sistema", escribió Carcassés.

"Interactivo" fue uno de los muchos grupos y artistas que se presentaron el jueves por la noche en un maratónico concierto convocado por el Ministerio de Cultura en rechazo al arresto de cinco agentes cubanos presos en Estados Unidos en 1998.

El caso conocido como "los cinco" --aunque uno de ellos ya fue liberado al cumplir su pena-- es uno de los principales puntos de tensión entre Washington y La Habana, pues esta alega que se trata de héroes infiltrados para evitar las acciones de grupos anticastristas violentos de La Florida.

Casi al final del concierto, sobre la medianoche, Carcassés dejó el piano para improvisar en medio de la canción titulada "Cubanos por el mundo".

A todo pulmón Carcassés demandó "libre acceso a la información para tener yo mi propia opinión" y "elegir al presidente por voto directo y no por otra vía"; mientras se declaró uno de muchos cubanos que no son "ni militantes, ni disidentes".

Su intervención en el concierto, transmitido en vivo por la televisión cubana, levantó polémica "generando una ola de reacciones diversas a favor y en contra", reconoció Carcassés en su comunicado el lunes.

Según el artista, el funcionario que lo convocó para informarle sobre las sanciones que ahora pesan sobre él "por tiempo indefinido" lo acusó de "oportunista" y de haber actuado fuera de lugar.

"Quizás me equivoqué al esperar que mis palabras dieran una imagen de tolerancia y evolución del actual gobierno cubano. También creo haberme equivocado al comprometer a mis compañeros de grupo en algo que pueden o no estar de acuerdo", expresó Carcassés.

El músico incluso indicó que su idea era que si alguien se expresaba "de forma diferente, muchos medios de comunicación que han silenciado la causa de `los 5' se harían eco de la noticia y esto ayudaría a que se conociera más del caso".

Carcassés, de 41 años de edad e hijo de un afamado jazzista, tiene varios discos grabados en Cuba y era un invitado habitual a muchas de las actividades realizadas por el Ministerio de Cultura, que maneja o tiene algún tipo de control en casi todos los espacios como los teatros, cabaret, festivales o salas de concierto.

No es la primera vez que músicos o creadores cercanos a la revolución hacen críticas al sistema.

El popular cantante Pablo Milanés --que tiene previstas varias presentaciones en la isla el mes que viene-- rechazó los actos de repudio contra el grupo de disidentes Damas de Blanco en 2011.

También el trovador Silvio Rodríguez criticó en varias ocasiones la falta de permisos de salidas del país, antes de la reforma migratoria de este año que los eliminó, y demando una "evolución" de la revolución.

Otros reclamaron acceso a internet masivo o lamentaron públicamente que no se informara sobre los casos de corrupción que eran vox populi entre los cubanos.

En meses pasados el intelectual Roberto Zurbano criticó la discriminación racial en un periódico estadounidense.