BEIRUT, Líbano (AP) -- Aviones sirios bombardearon áreas rebeldes en la provincia de Hama y cerca de Damasco, mientras que combatientes opositores dispararon morteros la capital, en el primer día de una importante celebración musulmana, dijeron activistas.

Los choques durante Eid al-Eidha, la Festividad del Sacrificio, muestra las posturas arraigadas de las dos partes en la guerra civil de Siria. Hace no mucho tiempo las partes al menos intentaban respetar ceses al fuego por celebraciones religiosas.

El conflicto sirio, que comenzó como una rebelión pacífica contra el presidente Bashar Assad en marzo del 2011, se has vuelto una guerra civil que ha cobrado más de 100.000 vidas y desplazado a millones de sirios. El país es ahora un mosaico de áreas controladas por el régimen y los rebeldes.

El martes, los rebeldes dispararon morteros y cohetes contra tres vecindarios de Damasco, dijo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. Un video realizado por aficionados y distribuido por el grupo muestra el disparo de tres cohetes.

Los rebeldes habitualmente disparan morteros contra áreas bajo control del gobierno en la capital siria.

El lunes por la noche, una motocicleta cargada de explosivos estalló en el área capitalina de al-Mazzeh, bajo control del régimen, hiriendo a 10 personas, dijo la agencia noticiosa estatal SANA, que agregó que la explosión dañó varios automóviles.

También el martes, el gobierno bombardeó zonas rebeldes en la aldea de Latamneh, en la provincia norteña de Hama, con un saldo de tres niños muertos, y el distrito Ghouta Oriental de la capital.

El régimen bombardeó también áreas del distrito de Ghouta Oriental, cerca de Damasco, pero no hubo reporte inmediato de bajas.

Mientras continuaban los combates, la televisión estatal mostró al presidente Bashar Assad asistiendo a las oraciones por el Eid al-Adha en una mezquita de Damasco.

© 2013, La Prensa Asociada.