LOON, Filipinas (AP) -- El terremoto que sacudió el centro de Filipinas y mató al menos a 144 personas el martes asestó además un duro golpe al legado histórico y cultural de la región, destruyendo y dañando más de una decena de iglesias, algunas de ellas con siglos de antigüedad.

Mientras los socorristas llegaban el miércoles a algunas de las áreas más devastadas y la cifra de muertos continuaba subiendo, las imágenes de los edificios religiosos destruidos resonaban en una nación donde 80% de los habitantes son católicos.

El campanario de la Basílica del Santo Niño, una iglesia del siglo XVI en la ciudad de Cebú - la más vieja del país y vestigio de la era colonial española - quedó convertido en un montón de escombros en el patio delantero.

Otras iglesias en la vecina isla de Bohol, epicentro del sismo y popular destino turístico conocido por sus playas, también fueron severamente dañadas, algunas irreparablemente.

"La herencia de las viejas iglesias es muy querida para los boholanos", dijo el gobernador de Bohol Edgardo Chatto.

Dijo que las autoridades tratarían de restaurar las iglesias históricas, pero que algunas pudieran no volver a su estado original.

"Cada pedazo de la iglesia deberá ser dejado intacto para que la restauración sea más fácil", dijo. "Pudiera no ser una restauración total, sino lo más cerca posible de lo que fue antes".

Emilia Dalagan estaba en las afueras de su casa cerca de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, un templo de 300 años en la isla de Panglao, cerca de Bohol, cuando ocurrió el sismo.

"El coche fúnebre quedó aplastado por los escombros de la fachada de la iglesia. El chofer logró escapar", dijo.

La fachada, la parte trasera y el ala derecha quedaron destruidas. Se dice que la iglesia fue construida con corales cementados con cáscaras de huevo.

El martes fue un día feriado en Filipinas, por la celebración musulmana Eid ul Adha, por lo que muchas de las estructuras más dañadas, como escuelas y edificios de oficinas, estaban vacías en el momento del terremoto, lo que salvó muchas vidas.

"Ése es nuestro único consuelo", dijo el funcionario de salud de Bohol, Reymoses Cabagnot.

Gay Flores se acababa de despertar en su vivienda de dos pisos en el pueblo de Carmen el martes por la mañana, un día feriado nacional en las Filipinas, cuando el sismo de magnitud de 7,2 sacudió, enviando olas en toda la pintoresca isla -y derribándola.

"Gateé hasta nuestra cocina porque mi madre y sobrinos estaban ahí", dijo. "Luego salimos gateando de la casa".

El techo de su vivienda se vino abajo y los muros de cemento se desplomaron, pero ella salió con vida al igual que sus padres.

"Dejamos todo atrás", dijo Flores vía telefónica desde Carmen. "Las pertenencias no importan siempre y cuando podamos salvar nuestras vidas".

Un día después del terremoto, los socorristas con equipo pesado trataban de llegar a los poblados devastados que han quedado incomunicados por deslaves o porque los puentes sufrieron serios daños. Sólo dos de los 20 puentes de la isla son seguros para cruzar.