DAMASCO, Siria (AP) -- Tropas del gobierno sirio emboscaron el viernes a un contingente insurgente cerca de Damasco y mataron a 40 combatientes de la oposición, informó la prensa estatal.

La emboscada formó parte de una ofensiva militar contra baluartes rebeldes en los alrededores de la capital, asiento del poder del presidente Bashar Assad.

Por otra parte, curdos armados combatieron el viernes a insurgentes extremistas en un poblado del noreste de Siria en la frontera con Irak, en un enfrentamiento que dejó numerosas bajas de ambas partes, dijeron activistas.

Los combates de esta naturaleza se han vuelto cada vez más comunes dentro del derramamiento de sangre que afecta a Siria, lo cual agrega otra compleja capa a la guerra civil que se encuentra en su tercer año.

La emboscada cerca de Damasco ocurrió horas después de que las fuerzas de Assad capturaran el poblado de Hatitat al-Turkomen, al sur de la ciudad, y tomaran el control de una carretera importante que une la capital con el aeropuerto internacional de Damasco.

Según la agencia noticiosa estatal SANA, cuarenta rebeldes perecieron en la emboscada cerca de la zona de Otaiba, además de que en el lugar hubo un gran decomiso de armas, incluidos cohetes antitanques.

La zona forma parte de una región conocida como Guta Oriental, escenario de un horrendo ataque con armas químicas en agosto en el que murieron centenares de personas, incluidas mujeres y niños.

Un oficial no identificado del ejército sirio en la zona dijo al canal televisivo estatal Al-Ikhbariya que entre los muertos había combatientes extranjeros y que la emboscada se lanzó con base en un informe de inteligencia.

Las imágenes que difundió la televisión mostraban más de 10 cadáveres de hombres tendidos en el piso en una zona abierta cerca de un río pequeño, junto con granadas y fusiles automáticos diseminados. Un breve texto en la televisión decía "Guta Oriental es la tumba de los terroristas".

"Fue una operación efectuada con gran precisión", dijo el oficial a Al-Ikhbariya. "Avanzaremos de victoria en victoria".

Otro soldado que tampoco se identificó dijo que los rebeldes pertenecían a la Brigada del Islam y a una facción vinculada con al-Qaida, el Jabhat al-Nusra (Frente Nusra).

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, un grupo activista con sede en Gran Bretaña que da seguimiento a la crisis en Siria, dijo que al menos 20 combatientes fueron muertos en la emboscada, aunque no facilitó mayores detalles.

En otro suceso de violencia, el Observatorio dijo que un coche bomba estalló afuera de una mezquita en el poblado de Wadi Barada, y que 40 personas murieron o quedaron heridas en el lugar. La agencia SANA indicó que el vehículo estalló cuando personas lo cargaban con explosivos.

Sobre los choques entre curdos y combatientes de la yihad, el Observatorio informó que curdos armados lograron avances en la provincia de Hassaek, habitada predominantemente por personas de esa etnia.

Los paramilitares curdos ingresaron el viernes en el poblado de Yaarubiye, donde se enfrentaron a varios grupos de la yihad, como el Frente Nusra y el Estado Islámico de Irak vinculado con al-Qaida.