MEXICO (AP) -- El número de cadáveres que han exhumado de unas fosas clandestinas al occidente de México ascendió a 42, después de que cinco cuerpos más fueron descubiertos el fin de semana.

Muchos de los cuerpos se encontraban atados y amordazados, dijo un funcionario de la Procuraduría General de la República. Agregó que algunos podrían haber sido enterrados hace más de un año.

Algunas de las víctimas fueron torturadas, dijo el funcionario el lunes en condición de anonimato ya que no está autorizado a dar información a la prensa.

Autoridades siguen excavando fosas en La Barca, una zona rural cerca del Lago Chapala, considerado un centro de recreación popular entre turistas y jubilados de Estados Unidos. El área se encuentra en la frontera entre Jalisco y Michoacán, que ha sido azotada por violentos enfrentamientos entre los cárteles de Los Caballeros Templarios y Nueva Generación.

Policías del estado de Michoacán que fueron detenidos por la desaparición de dos agentes federales dijeron que entregaban víctimas al cártel de Nueva Generación. Los agentes federales no han sido localizados aún.

En un estado al norte de México, autoridades reportaron el hallazgo de dos mujeres que fueron colgadas de un puente peatonal la madrugada del lunes en la ciudad de Fresnillo.

El gobierno de Zacatecas informó que aún se desconoce la causa de muerte. Fotos publicadas por medios locales muestran una manta pegada al barandal del puente con un mensaje que aparece borroso. Los cárteles del narcotráfico utilizan este medio para intimidar a sus enemigos.