CIUDAD DE MEXICO (AP) -- Hace una semana que Javier Duarte aseguró que dejaba su cargo como gobernador de Veracruz para atender las acusaciones de corrupción en su contra, pero ahora está prófugo y -según declaró Arely Gómez, procuradora general de la República- se libró una orden de aprehensión en su contra por delincuencia organizada y lavado de dinero.

De acuerdo a la fiscal, Duarte forma parte de un grupo de nueve personas que actualmente están desaparecidas y son buscadas para procesarlas por acusaciones similares.

Dos de ellas, dos mujeres inculpadas por los mismos delitos, fueron detenidas el martes. Según un funcionario federal, que pidió el anonimato por no estar autorizado para hablar de una investigación en curso, ambas eran prestanombres del exmandatario.

La fiscalía federal también tenía abiertas dos investigaciones de corrupción contra Duarte por enriquecimiento ilícito, malversación de fondos e incumplimiento de los deberes del funcionario público.

Javier Duarte pidió al congreso veracruzano licencia de su cargo el 12 de octubre, pero ha estado en el ojo del huracán desde junio pasado, cuando el PRI perdió las elecciones de Veracruz por primera vez en ocho décadas y el partido empezó a distanciarse de él.

A partir de ese momento empezaron a proliferar las investigaciones formales de corrupción, aunque hace años que distintas organizaciones civiles denunciaron los altos niveles de impunidad y violencia existentes en el estado.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, número dos del gobierno de Enrique Peña Nieto, había comentado antes, en declaraciones a Radio Fórmula, que aunque no se sabe el paradero de Duarte, el gobierno cree que aún se encuentra en el país, ya que las autoridades migratorias no tienen información de que haya salido de manera legal. No obstante, dijo que la procuraduría solicitará a la Interpol que se le detenga en caso de que salga de México.

Duarte es miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el mismo del presidente Peña Nieto. En septiembre, este grupo restringió sus derechos, pero según dijo el miércoles el presidente de la Comisión de Justicia del partido, Fernando Elías Calles, no se tomarán otras acciones hasta que la justicia no se pronuncie.

Aunque el veracruzano pertenece al mismo partido del gobierno federal, Osorio Chong negó tajantemente que el poder ejecutivo haya realizado algún pacto para facilitar su fuga y recordó que la fiscalía de México fue el órgano que inició el proceso para decretar su orden de aprehensión.

"Qué raro que hoy se esté planteando el hecho de si hubo un acuerdo, cuando es exactamente el gobierno de Enrique Peña Nieto el que inicia el procesamiento", aseguró el secretario de Gobernación en un acto conjunto con la procuradora en Acapulco.

Duarte, de 43 años, es el segundo exgobernador que la justicia de México persigue en la actualidad. El otro es Guillermo Padrés, miembro del Partido Acción Nacional que estuvo al mando del estado de Sonora, frontera con Arizona, entre 2009 y 2015, y ahora también enfrenta acusaciones por supuestos delitos de corrupción.

El gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, del PAN, hizo campaña con la promesa de sancionar a su predecesor y ha insistido en que las arcas del estado fueron saqueadas por él. "Javier Duarte se va con las bolsas llenas y deja un Veracruz incendiado", declaró.

Durante el mandato de Duarte se multiplicó la violencia vinculada al crimen organizado con numerosos asesinatos sin resolver, incluidos los homicidios de al menos 16 periodistas y cientos de personas desaparecidas, cuyos familiares recorren el estado en busca de fosas clandestinas.

Los Zetas y el cártel Jalisco Nueva Generación se disputan esta región ubicada en el golfo de México, donde recientemente han aumentado los casos de policías municipales y estatales vinculados a desapariciones y crímenes de la delincuencia organizada, lo que provocó el temor entre la población y mayor desconfianza de la sociedad hacia las autoridades.

Duarte debía concluir su mandato el 30 de noviembre. Antes de desaparecer rechazó las denuncias en su contra y aseguró que no tiene cuentas en el extranjero ni propiedades dentro o fuera de México.

Según Osorio Chong, la última vez que se le vio fue en Xalapa, la capital de Veracruz, aunque no dijo cuándo. Luego se le perdió la pista.