SANFORD, Florida. (AP) -- Después de año y medio viviendo como un ermitaño, George Zimmerman salió de una corte en Florida como un hombre libre, absuelto de todos los cargos por la muerte de Trayvon Martin, de 17 años de edad.

Su hermano dijo que el ex vigilante vecinal todavía estaba procesando que no va a pasar tiempo en la cárcel por el asesinato, que Zimmerman, de 29 años, asegura que fue en defensa propia. Un jurado lo encontró inocente de asesinato en segundo grado el sábado y se negó a condenarlo por un cargo menor de homicidio.

Sin embargo, con muchos críticos furiosos por su absolución, su libertad probablemente estará limitada.

"Va a estar mirando por encima del hombro el resto de su vida", dijo Robert Zimmerman Jr. durante una entrevista en CNN.

El asesinato de Martin en febrero de 2012 desencadenó un acalorado debate en Estados Unidos sobre la discriminación racial, la legítima defensa y la igualdad de la justicia. Manifestantes en todo el país arremetieron contra la policía en el suburbio de Sanford, en Florida, indignados porque tomó 44 días el arresto de Zimmerman. Muchos, incluyendo los padres de Martin, afirmaban que Zimmerman actuó con racismo contra el adolescente negro, quien estaba desarmado. Zimmerman se identifica como latino.

Seis jurados mujeres -todas blancas, excepto una- escucharon casi tres semanas de testimonios a veces demasiado conflictivos sobre quién fue el agresor. Deliberaron más de 15 horas durante dos días antes de anunciar el sábado por la noche su veredicto.

El abogado Mark O'Mara dijo en agosto de 2012 que Zimmerman y su esposa, Shellie, vivían "como un ermitaños" y no trabajaban porque temían por su seguridad.

Tras el veredicto del sábado, la policía, funcionarios y líderes de derechos civiles llamaron a la paz y pidieron a los manifestantes no recurrir a la violencia. Aunque que los abogados estaban encantados con el resultado, O'Mara sugirió que la seguridad de Zimmerman sería una preocupación constante.

"Todavía existe un elemento marginal que quiere venganza", dijo O'Mara. "No les importará el veredicto de inocente".

Los que siguieron la audiencia reaccionaron mal cuando se anunció el veredicto. Los padres de Martin no estaban en la sala cuando se anunció la decisión, pero gente que los apoyaba desde afuera gritaban "¡No, no!".

Andrew Perkins, de 55 años, un residente de raza negra de Sanford, preguntó con enojo frente al tribunal: "¿Cómo diablos lo encuentran inocente?". "Mató a alguien y se salió con la suya", gritó Perkins, tan enojado que temblaba.

Algunas personas salieron a protestar a las calles la noche del sábado y la madrugada del domingo en Florida, Atlanta y San Francisco, entre otros lugares.