WASHINGTON (AP) -- La economía estadounidense creció a un índice anual del 1,7% en el segundo trimestre -un ritmo muy lento pero superior al del trimestre anterior. Las empresas gastaron más y el gobierno federal redujo menos sus gastos, compensando la escasa demanda de los consumidores.

El gobierno actualizó el miércoles a la baja su pronóstico de crecimiento en el segundo trimestre al 1,1% anual, del 1,8% en el trimestre anterior.

Aunque el crecimiento sigue siendo débil, el repunte del pasado trimestre respalda los pronósticos de que la economía se acelerará el resto del año. Los economistas creen que las empresas aumentarán sus inversiones, el crecimiento laboral fomentará el consume y se amortiguarán las consecuencias de un menor gasto gubernamental. De ser así, la Reserva Federal podría reducir su programa de estímulo a fines de año.

Las estadísticas de crecimiento del segundo trimestre indican que la recuperación "está ganando fuerza", dijo el economista Paul Ashworth, de la firma Capital Economics, en una nota dirigida a sus clientes.

El optimismo ante el segundo semestre del año y mayores beneficios corporativos fomentaron una carrera alcista en Wall Street. El promedio industrial del Dow Jones subía casi 100 puntos en la cotización de la mañana.

En el segundo trimestre, las empresas aumentaron sus gastos un 4,6% tras reducirlos en la misma cantidad en el primero. Y el gasto del sector residencial creció un 13,4%, siguiendo la tendencia del trimestre anterior.

Al mismo tiempo, el gobierno federal redujo el gasto solo en un 1,55% tras hacerlo un 8,4% en el primero. Y los gobiernos estatales y locales gastaron más por primera vez en un año.

Empero, la reducción del gasto federal ha pesado en la economía en los últimos 12 meses. En los últimos cuatro trimestres, la economía ha crecido a un ritmo anual de apenas un 1,4%. Pero con la exclusión de los gobiernos estatales, municipales y federal, el sector privado logró un 2,3%.

La "rémora fiscal en curso enmascara la salud del sector privado", dijo el economista Joseph LaVorgna, del Deutsche Bank.

El débil crecimiento en el gasto consumidor en el último trimestre fue importante porque ese rubro representa el 70% de la actividad económica en Estados Unidos. Y un aumento de las importaciones redujo el crecimiento en la mayor cuantía en tres años.

Empero, los economistas dicen que el crecimiento laboral sostenido debería producir fondos suficientes para que los estadounidenses gasten más y ayuden a que se fortalezca la economía a un ritmo anual en torno al 2,5% en el tercer y cuarto trimestre.

Algunos indicios en el informe sugieren que las empresas anticipan un aumento de la demanda. Los empresarios aumentaron sus existencias en el trimestre pasado -indicio de que anticipan mayores ventas.