FORT MEADE, Maryland. (AP) -- El equipo de abogados que defiende a cinco personas que enfrentan juicio por los atentados del 11 de septiembre de 2001 aseguró que las implicaciones de un interrogatorio del FBI a uno de sus miembros son "impactantes" y solicitó a la corte que investigue el incidente enérgicamente, según una moción dada a conocer el miércoles.

En la petición de emergencia, el equipo señaló que dos agentes de la Fuerza Especial Conjunta contra el Terrorismo del FBI se presentaron el 6 de abril en la residencia de uno de los miembros del equipo de la defensa y le hicieron preguntas sobre el trabajo de la defensa. En la moción se afirmó que el incidente aumenta el espectro de un potencial conflicto de interés entre la lealtad del equipo de la defensa hacia sus clientes y su propio interés por demostrar su inocencia ante el FBI.

El contacto del FBI con el abogado salió a la luz la semana pasada durante el juicio en la Base Naval de Guantánamo, Cuba. Un abogado de uno de los cinco acusados dijo que agentes del FBI interrogaron a un miembro de su equipo, al parecer como parte de una investigación relacionada con el manejo de evidencia. La revelación frenó abruptamente un juicio de antemano lento y obliga a que la corte haga una investigación, lo que podría significar la designación de más abogados para los acusados en caso sus defensores enfrenten un conflicto de interés.

La defensa presentó una moción de emergencia en que solicita al tribunal una investigación. Tal moción, dada a conocer el miércoles, ofrece más detalles sobre la visita que el FBI realizó a la casa del funcionario de seguridad de la defensa, un contratista privado que brinda ayuda con el manejo de material confidencial en el juicio por terrorismo.

"El domingo 6 de abril, poco después de misa, dos personas que se identificaron como agentes especiales de la Fuerza Especial Conjunta contra el Terrorismo del Buró Federal de Investigaciones se presentaron en la casa del oficial de seguridad de la defensa" de Ramzi bin al Shibh, un yemení acusado de ayudar a los secuestradores en el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001, señaló la moción.

"Estos agentes hicieron que el oficial de seguridad de la defensa firmara acuerdos, creando una `relación especial' con el FBI, y lo interrogaron sobre las actividades del consejo de defensa del señor bin al Shibh y de los otros equipos defensores".

El FBI se ha negado a hacer comentarios sobre el incidente.

La semana pasada, Mark Martins, general de brigada del Ejército y el fiscal al frente del caso en los tribunales de Guantánamo, dijo que la fiscalía no sabía del interrogatorio del FBI hasta que la defensa se lo informó.