CORAL GABLES, Florida. (AP) -- Un grupo de líderes republicanos aseguró el viernes que este es el momento para que el Congreso apruebe una reforma migratoria integral y destacó que la ley sería beneficiosa no sólo para millones de inmigrantes que se encuentran en el país de manera ilegal sino también para la economía nacional.

"La reforma migratoria tiene numerosos beneficios. Tenemos que apoyarla", expresó Fred Malek, fundador de la Red de Acción Estadounidense al inicio de la conferencia anual de la Red de Liderazgo Hispano, una organización de centro derecha que busca acercar a los latinos a las ideas conservadoras. "No sólo tiene beneficios humanos, también tiene beneficios económicos. Es lo correcto de hacer para nuestro país", aseguró.

Los líderes y participantes de la conferencia "Reunión Familiar" elogiaron también la propuesta de reforma migratoria presentada el jueves en la cámara alta por un grupo de ocho senadores, criticaron a "un puñado" de republicanos que no representan al partido y que con sus posiciones conservadoras radicales han alejado al electorado hispano; e instaron a unos 200 participantes a respaldar la reforma y acercar a más latinos al grupo.

La conferencia tiene lugar en momentos en que se ha iniciado en el país un acalorado debate sobre el sistema de inmigración, tras la presentación de un proyecto de ley de reforma migratoria en el Senado.

Entre otras medidas, la iniciativa allana el camino para que unos 11 millones de inmigrantes que viven sin papeles en el país puedan convertirse en ciudadanos, después de cumplir con algunos requisitos y siempre y cuando se cumplan ciertos objetivos de seguridad fronteriza. Permite también que vengan a Estados Unidos decenas de miles de trabajadores calificados y no calificados, y requiere a los empresarios que verifiquen el estatus migratorio de los empleados que contratan.

En la campaña presidencial del 2012 buena parte de los republicanos adoptaron una posición dura con respecto a la inmigración, a pesar de que algunos hispanos republicanos intentaron ablandar sus puntos de vista.

El presidente Barack Obama, entre cuyas prioridades figura la reforma migratoria, obtuvo su segundo mandato con un apoyo de cerca del 70% de los hispanos, lo que representó un revés para los republicanos y un llamado de atención. Tras los comicios, el Partido Republicano y algunos de sus líderes han intentado acercarse más al electorado latino, conscientes de la importancia que tendrá en las elecciones presidenciales del 2016.

La población hispana del país representa al 16% de los 308,7 millones de habitantes. Entre el 2000 y el 2010 ascendió un 43% a 50,5 millones.

De acuerdo con la Red de Liderazgo Hispano, cada cerca de 50.000 más latinos cumplen 18 años y se convierten en potenciales electores.

En los dos años que lleva desde su creación, la Red ha incorporado 40.000 miembros en todo el país, y cuenta con 5.000 voluntarios.

La conferencia fue inaugurada el jueves en la noche por el ex gobernador de la Florida Jeb Bush, a quienes algunos mencionan como un posible aspirante republicano a la presidencia en el 2016. Entre los participantes de los paneles sobre reforma migratoria, economía y salud del viernes estuvieron los congresistas Mario Díaz Balart, de Florida; y David Valadao, de California; y Rubén Barrales, ex asistente del presidente George W. Bush.

El senador Marco Rubio, también de la Florida, hizo una breve aparición a través de la proyección de un video previamente grabado, en el que calificó a la propuesta de reforma migratoria presentada en el Senado con el plan "más razonable y efectivo" que se haya visto hasta ahora.

Díaz Balart, quien tras su exposición se negó a ofrecer a la prensa detalles de la propuesta de reforma que será presentada en la Cámara de Representantes, elogió la tarea sus colegas del senado que llegaron a un acuerdo bipartidista para presentar la iniciativa. Dijo también que cualquier reforma, para ser aprobada debe ser sensata, proteger la frontera y solucionar el limbo legal de quienes se encuentran sin papeles.

"Para los estados unidos no es positivo tener aquí un grupo de personas que estén aquí permanentemente ilegalmente y que nunca puedan aspirar a ser ciudadanos. Eso yo creo que sería muy negativo, igual que hay que proteger el estado de derecho, que es esencial para los Estados Unidos. Y esas dos cosas se pueden lograr", aseguró el legislador cubano-estadounidense en una improvisada rueda de prensa al terminar su exposición en el primer panel de la conferencia.

El congresista destacó que la aprobación de la reforma migratoria "tiene que ser este año, (porque) si no se hace este año no se hace en los próximos cuatro años", y criticó las posiciones extremas de algunos republicanos.

"Ha habido un pequeño número de republicanos que nos ha perjudicado ...no representan al Partido Republicano", expresó Díaz Balart sin identificarlos. Dijo que, a diferencia de lo que sucedía antes, "ahora la mayoría de la gente no acuerda con ellos y los confronta".

Los panelistas consideraron también que la reforma migratoria debería abordar el tema de la inmigración legal al país y atraer inmigrantes altamente capacitados en temas de tecnología ya que así se alentaría también el desarrollo económico.

Barrales, el ex asesor del presidente Bush, dijo que numerosos estudios hablan de que los permisos de trabajo en el área tecnológica son beneficiosos para la totalidad de los trabajadores, y consideró que las empresas van a optar por instalarse en otros países de Asia o Latinoamérica si no pueden contratar personal especializado en Estados Unidos.

"No estamos educando a suficientes estadounidenses en esos campos", sostuvo Barrales.

Díaz Balart, por su parte, alertó que si el Congreso no aprueba una ley de reforma migratoria que subsane el quebrantado sistema de inmigración existente "se agrava todo".