MEXICO (AP) -- El gobierno mexicano objetó el martes que el proyecto de reforma migratoria de Estados Unidos considera extender la cerca entre los dos países para aumentar la seguridad al considerar que afectaría el comercio y a las comunidades fronterizas.

El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, dijo en un mensaje que el gobierno mexicano no considera que la iniciativa de ley sea congruente con las relaciones que mantienen los dos países y pidió que en vez de ampliar la valla fronteriza se modernicen los puentes fronterizos para agilizar el paso de productos.

"Medidas que puedan afectar los vínculos entre las comunidades se alejan de los principios de responsabilidad compartida y buena vecindad que ambas naciones tienen decidido impulsar", dijo Meade.

"Las bardas no unen. Las bardas no son la solución al fenómeno migratorio y no son congruentes con una frontera moderna y segura. No contribuyen al desarrollo de la región competitiva que ambos países buscamos impulsar", afirmó el canciller.

El gobierno había mantenido silencio mientras el congreso en Estados Unidos debatía el proyecto de reforma migratoria. Una nueva enmienda aprobada el martes incluye duplicar la cantidad de agentes de la Patrulla Fronteriza y extender la cerca 1.100 kilómetros, entre otras inversiones en equipos de alta seguridad.

El canciller mexicano reconoció que la iniciativa de ley puede beneficiar a varios millones de migrantes mexicanos que viven en Estados Unidos. Una reforma migratoria concedería la opción de naturalización a 11 millones de inmigrantes que viven en el país sin permiso.