NUEVA YORK (AP) -- Daniel "El Loco" Barrera, considerado uno de los últimos grandes capos del narcotráfico colombiano, se declaró el miércoles inocente de cargos de tráfico de drogas en la corte federal de Manhattan.

Vestido con camiseta blanca y negra y vaqueros negros, Barrera sólo dijo "sí señoría" cuando fue interrogado durante una breve comparecencia judicial frente al juez Alvin Hellerstein.

El colombiano fue extraditado el martes y se espera que comparezca el jueves en la corte federal de Brooklyn para enfrentar cargos de lavado de dinero. Después viajará a Florida para presentarse frente a otra corte allí.

El miércoles se decidió que quedaría retenido sin fianza.

Representantes de la agencia antidrogas estadounidense dijeron el martes que el impacto de Barrera en el comercio global de la cocaína fue "inmenso" ya que procesaba unas 400 toneladas de cocaína anuales.

Según la fiscalía, durante años Barrera compró la base de la cocaína a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y después la procesó en laboratorios ubicados en territorio del antiguo grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). El producto final era el traficado al extranjero.

Un comunicado de la fiscalía de Manhattan nombra las operaciones de Barrera en el tráfico de drogas desde 1998 pero las autoridades colombianas han dicho que el acusado se inició en el negocio en los años 80 en la zona del Guaviare, en el sur colombiano.

Barrera fue capturado en septiembre de 2012 en Venezuela, donde vivía desde 2008. Su abogado, Rubén Oliva, dijo a los periodistas el miércoles en Nueva York que su cliente no se había sometido a operaciones de cirugía plástica para no ser reconocido, tal y como se ha reportado. También negó que Barrera se haya quemado las puntas de los dedos para evitar que sus huellas dactilares fueran identificadas.

Sólo por los cargos en la corte federal de Manhattan Barrera enfrenta una sentencia máxima de cadena perpetua.

El abogado del colombiano dijo después de la comparecencia que su cliente enfrenta cargos muy serios. También dijo que no sabe cómo avanzará el proceso judicial en las tres cortes o si su cliente tendrá que viajar de una a otra.

"En los Estados Unidos no es como en Colombia. No tenemos un sistema judicial centralizado. Hay distritos. Cada distrito tiene el derecho de presentar sus propios cargos y por lo tanto él tiene cargos en el distrito oriental de Nueva York, en el distrito sureño de Nueva York y en el distrito sureño de Florida", dijo Oliva a los periodistas.

El abogado señaló que las acusaciones de producir 400 toneladas de cocaína anuales son "alegaciones" y que él no sabe si es cierto. Oliva no comentó sobre los casos que Barrera tiene abiertos contra él en Colombia.

El acusado está siendo "tratado muy bien", dijo Oliva.

Las autoridades venezolanas han dicho que Barrera tenía en Venezuela al menos 127 bienes que fueron decomisados y que incluyen un edificio, un yate, un avión, siete fincas, 16 apartamentos y 48 vehículos con valor calculado en unos 143 millones de bolívares (unos 33,2 millones de dólares).

El general colombiano José Roberto León ha dicho en Colombia que tras la captura de Barrera la policía se concentraba en ubicar a narcoparamilitares como Darío Antonio Usuga, alias Otoniel, descrito como el nuevo cabecilla y por quien Estados Unidos ofrece una recompensa.

La próxima audiencia judicial en la corte federal de Manhattan fue fijada para el 4 de septiembre.