ELLIJAY, Georgia. (AP) -- Georgia dio el miércoles un paso importante para ampliar los lugares a donde los que tienen licencia de porte de armas pueden llevarlas cuando el gobernador firmó una ley que autoriza su presencia en bares sin restricción y en algunas iglesias, escuelas y edificios del gobierno bajo ciertas circunstancias.

Después de varios tiroteos masivos en años recientes, algunos estados han limitado significativamente las armas de fuego, mientras que otros como Georgia han tomado el camino contrario y algunos defensores afirman que se debe permitir el porte de armas como un asunto de seguridad pública. Los republicanos tienen grandes mayorías en la Asamblea General de Georgia y la ley se aprobó por un margen abrumador a pesar de objeciones de algunos líderes religiosos y funcionarios locales.

Varios cientos de partidarios de los derechos a las armas de fuego se reunieron junto a un río en el poblado georgiano de Ellijay para la ceremonia de firma de la ley por parte del gobernador Nathan Deal y disfrutar de un asado después. Muchos tenían puestos botones que dicen "Detengan el control de armas" y varios tenían sus armas enfundadas a la vista. El presidente de la Cámara de Representantes, David Ralston, criticó casi abiertamente a los que se oponen a la ley mientras describía a la gente de su distrito.

"Esta es la capital de las manzanas de Georgia. Y sí, es una comunidad donde nos apegamos a nuestra religión y nuestras armas", dijo Ralston, lo que provocó un fuerte aplauso, en referencia a un comentario de hace tiempo del presidente Barack Obama.

La ley modifica varios aspectos de las normas estatales y entra en vigor el 1 de julio. Además de poder entrar a bares sin restricción, los que tengan licencia de porte de armas pueden llevarlas a algunos edificios de gobierno que no implementen ciertas medidas de seguridad, como detectores de metales o guardias de seguridad que revisen a los visitantes. Los líderes religiosos tendrán la última palabra en autorizar el porte de armas en sus iglesias.

Y los distritos escolares ahora podrán, si así lo deciden, permitir que algunos empleados porten armas en terrenos escolares bajo ciertas condiciones.