NUEVA YORK (AP) -- El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, dijo que su gobierno no quiere que "un extraño" tome decisiones sobre el programa de detención y cateo en la ciudad, algo que dice podría poner en peligro a policías y al público.

Bloomberg hizo estas declartaciones el viernes, un día después que una corte de apelaciones bloquease la orden de una jueza federal que requería cambios en la política conocida como "stop and frisk", o detener y catear.

La decisión de la magistrada establecía un monitor independiente para supervisar cambios en la política.

El gobierno de Bloomberg está en su etapa final, y el nuevo alcalde podría desistir de la apelación.

El demócrata Bill de Blasio dijo que la retiraría. El republicano Joe Lotha dice que seguirá peleando el fallo de la jueza.

Bloomberg dijo además en declaraciones a WOR Radio que los policías en la ciudad "han visto mancillados sus nombres en el último año" y dijo que "ellos no se merecen eso".