NUEVA YORK (AP) -- El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, firmó el lunes dos proyectos de ley que limitan la colaboración entre la ciudad y las autoridades federales migratorias para intentar evitar así la deportación de inmigrantes que no representan un peligro para la sociedad.

Ambas medidas prevendrán que el Departamento de Prisiones y la policía de la ciudad retengan y entreguen al gobierno inmigrantes sin historial criminal o acusados de delitos menores o no violentos.

"Casi un 40% de neoyorquinos nacieron fuera de este país y los inmigrantes ayudan a que la economía, la cultura y la vitalidad cívica de esta ciudad progrese", dijo Bloomberg. "La ciudad valora las contribuciones de los inmigrantes y estos proyectos de ley forman parte de los continuos esfuerzos de esta administración para equilibrar la protección de la seguridad pública y la seguridad nacional con asegurar que Nueva York es la ciudad del mundo más abierta a los inmigrantes".

El Concejo Municipal votó casi unánimemente a favor de ambas medidas en febrero, que quedaron oficialmente aprobadas con la firma de Bloomberg el lunes.

Todo se debe a la llegada del programa Comunidades Seguras a la ciudad el 15 de mayo del 2012, a través del cual las huellas dactilares de cualquiera que ingresa en una cárcel local o del condado son enviadas al Departamento de Seguridad Interna del gobierno federal, que las compara con datos en archivos migratorios. Si el gobierno cree que un detenido se encuentra ilegalmente en el país o no es ciudadano estadounidense, la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas, conocida como ICE, emite una orden de detención migratoria, llamada "detainer" en inglés.

La orden pide que las autoridades locales retengan al sospechoso durante un tiempo adicional para evaluar si puede ser deportado y quedar bajo custodia federal. Las medidas aprobadas el lunes permiten a la policía y al Departamento de Prisiones no cumplir con las retenciones en ciertos casos. En lugar de quedar bajo custodia de ICE, inmigrantes sin historial criminal o acusados sólo de faltas leves quedarán entonces en libertad.

Cuando el Concejo Municipal aprobó las medidas, ICE respondió que emite órdenes de detención migratoria para asegurar que criminales peligrosos no sean liberados de cárceles y regresen a la comunidad. "Aunque algunos extranjeros sean arrestados por faltas leves quizás tengan historiales criminales más serios que esconden su verdadero peligro para la sociedad", dijo la agencia a The Associated Press a través de una declaración enviada por el portavoz Luis Martínez.

"ICE prevé que las agencias locales del orden público cumplirán con las órdenes migratorias, aunque ICE no las ha forzado a cumplir con ellas a través de procedimientos legales", señaló la agencia. "Las jurisdicciones que ignoren las órdenes de detención migratoria se arriesgan a enfrentar problemas de orden público".

Martínez no ofreció el lunes de forma inmediata nuevos comentarios sobre el tema.

Los inmigrantes que quedarán bajo custodia federal son los que hayan cometido un delito grave, su nombre haya aparecido en la base de datos nacional de terroristas, registren un historial de faltas migratorias, tengan cargos pendientes o sean acusados de faltas como abuso sexual, asalto, posesión de armas, conducción en estado de ebriedad y la falta de cumplimiento de una orden de protección.