ANNAPOLIS, Maryland. (AP) -- El presidente Barack Obama eligió el viernes a futuros líderes de la Armada y la Marina como su audiencia para hacer un llamado a combatir los abusos sexuales en las fuerzas armadas, e instó a los graduados a demostrar honor y valor moral para contener lo que se ha convertido en una creciente epidemia.

Obama habló en la ceremonia de inicio de servicio de 1.047 alférez de fragata, diciéndole a los 841 hombres y 206 mujeres que las fechorías de unos cuantos pueden dañar a las instituciones de la nación, desde el gobierno hasta Wall Street, y que "incluso en nuestras fuerzas armadas hemos visto cómo la mala conducta de algunos puede tener efectos generalizados muy amplios".

"Quienes cometen abusos sexuales no sólo están cometiendo un delito, sino que hacen peligrar la confianza y disciplina que fortalecen a nuestro ejército", dijo.

El tema de los abusos sexuales en las fuerzas armadas ha capturado la atención de Washington, por lo que Obama se reunió la semana pasada con altos jefes militares y líderes del Pentágono en la Casa Blanca para pedirles que inicien un proceso con el fin de acabar con el problema.

Un informe del Pentágono publicado a principios de este mes calculó que hasta 26.000 militares podrían haber sufrido abusos sexuales el año pasado. Dijo que miles de víctimas aún se niegan a denunciar pese al incremento en los esfuerzos para frenar los crímenes.

El informe mostró que el número de agresiones sexuales reportadas por los miembros de las fuerzas armadas aumentó 6% a 3.374 en 2012. Pero una encuesta del personal -en la que no se pidió a los participantes revelar sus identidades- mostró que el número de miembros del servicio agredidos podría ser de hasta 26.000. Esta cifra supone un incremento sobre los 19.000 abusos calculados en 2011.

Obama también instó a los nuevos miembros de la Armada y a los tenientes segundos de la Infantería de Marina a utilizar las habilidades de liderazgo y los valores que aprendieron en la Academia Naval para ayudar a prevenir un comportamiento en el campo de batalla que pueda dañar la imagen de Estados Unidos en el extranjero.

"En nuestra era digital, una sola imagen de soldados en el campo de batalla que no cumplen con sus estándares puede ser difundida ampliamente y poner en peligro a nuestras fuerzas, además de minar nuestros esfuerzos para lograr la seguridad y la paz", dijo el presidente.

El discurso de Obama fue el segundo a una audiencia militar en dos días. Ayer presentó su visión sobre las operaciones de contraterrorismo en la Universidad Nacional de Defensa, donde defendió su controvertido programa de ataques con aviones no tripulados y renovó su campaña para cerrar el centro de detención en la Bahía de Guantánamo de Cuba.