WASHINGTON (AP) -- El presidente Barack Obama dijo el martes que mantiene la mente abierta ante el proyecto para reestructurar la inmigración en Estados Unidos elaborado por la Cámara de Representantes, pero advirtió que no lo respaldará si no cumple con ciertos criterios que él pide, incluida una "ruta para obtener la ciudadanía".

Obama está presionando al Congreso para que reforme el sistema regulador de la inmigración en el país como una de sus principales prioridades legislativas.

El mandatario respalda la legislación bipartidista que reforzaría la seguridad en las fronteras y proporcionaría una forma para que las 11 millones de personas que viven en Estados Unidos sin autorización puedan obtener la ciudadanía. En su conferencia de prensa en la Casa Blanca, Obama dijo que la propuesta de un grupo de ocho senadores de ambos partidos sí cumple con los "criterios básicos" que él estableció, y elogió su esfuerzo.

Ni la cámara baja ni el Senado tienen programada una votación este año en torno al proyecto de ley sobre una reforma al sistema que regula la inmigración.

Por otro lado, el mandatario dijo que aguardará a reunirse con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto antes de juzgar sus medidas para restringir el acceso de las agencias de seguridad estadounidense en la lucha contra el narcotráfico y los cárteles.

Obama, quien prevé viajar a México el jueves, dijo que Peña Nieto "encara la reforma con seriedad". Dijo que las medidas tomadas por México parecen guardar relación con la coordinación interna del país más que con el trato con su vecino del norte.

El gobierno mexicano dijo el lunes que todos los contactos con las fuerzas de seguridad estadounidenses pasarán por el ministerio del Interior.

"No voy a juzgar por el momento cómo alterará esta medida la relación entre Estados Unidos y México hasta que ellos me digan exactamente qué tratan de lograr", dijo Obama.

En otro orden, el mandatario insinuó que consideraría tomar medidas militares contra Siria si se confirma que el gobierno del presidente Bashar Assad usó armas químicas en la guerra civil de dos años.

Obama dijo que aunque hay pruebas de que se utilizaron armas químicas en ese país, "no sabemos cuándo fueron usadas, cómo fueron usadas. No sabemos quién las usó".

Si puede determinarse que el gobierno sirio usó armas químicas, agregó, "tendríamos que reconsiderar la gama de opciones a nuestra disposición".

"Evidentemente tengo opciones a mi disposición que ahora están archivadas y que no hemos usado", dijo, después de recordar que el año pasado solicitó a los planificadores del Pentágono que le presentaran opciones adicionales.

En otro tema, Obama respondió con humor cuando se le preguntó si tenía todavía el impulso político para promover su agenda en el Congreso después de que éste no aprobó la legislación sobre control de armas.

"Bueno, más bien podría empacar e irme a casa", respondió. Y parafraseando a Mark Twain, señaló: "en este momento, los rumores de mi desaparición podrían ser un poquito exagerados". Además manifestó confianza de que el Congreso apruebe la amplia reforma inmigratoria que busca.

Reiteró también su exhortación a los legisladores para que reemplacen los recortes automáticos a los gastos federales. El gobierno favorece un plan amplio para reducir los déficits por medio de recortes a ciertos gastos y aumentos de impuestos.

Al preguntársele si el FBI actuó correctamente para investigar una posible amenaza terrorista en el pasado por parte de Tamerlan Tsarnaev, sospechoso en el ataque al maratón de Boston que murió en un intento de fuga, el presidente respondió: "en base a lo que he visto hasta ahora, el FBI cumplió con sus obligaciones, el Departamento de Seguridad Nacional hizo lo que se suponía que debía hacer".

"Pero esta es una tarea ardua", señaló, refiriéndose a las tareas necesarias para neutralizar las amenazas internas.

"Los rusos han cooperado mucho con nosotros desde las bombas de Boston", agregó.

Los sospechosos son nativos rusos que emigraron al área de Boston. Las autoridades en Rusia habían dicho a funcionarios estadounidenses antes del ataque que tenían preocupaciones en torno a la familia, pero solamente después del ataque Moscú ha revelado detalles de conversaciones interceptadas.

En otro orden de cosas, Obama dijo que volverá a plantear en el Congreso el futuro de la prisión en Guantánamo, Cuba. En su campaña electoral en 2007 y 2008 propuso cerrar la base, que fue establecida por el presidente George W. Bush en respuesta a los ataques terroristas del 2001. Los legisladores objetaron y la cárcel sigue funcionando.