GILBERTON, Pensilvania. (AP) -- Un jefe policial suspendido que colocó videos en internet en los que dispara fusiles automáticos del distrito mientras grita obscenidades sobre liberales y el derecho a portar armas de fuego trataba el jueves de mantener su puesto.

Mark Kessler, jefe de la policía de Gilberton, se defendió de acusaciones no relacionadas que su abogado, Joseph Nahas, dice que fueron inventadas por la municipalidad en un intento para despedirle por los videos. Kessler le dijo a la prensa al margen de una audiencia disciplinaria a puertas cerradas que él había sido un excelente jefe de policía y no tenía motivos para disculparse.

Aunque ellos presentaron sus argumentos en la audiencia, Nahas prevé que su defendido será despedido cuando el concejo municipal se reúna el jueves por la noche.

Los videos de Kessler han sido vistos por centenares de miles de personas en la internet. Él admite que son incendiarios, pero dijo que buscan llamar la atención sobre lo que él considera la erosión de la Segunda Enmienda de la Constitución y otros derechos constitucionales. La Segunda Enmienda es la que garantiza el derecho de los ciudadanos a tener y portar armas de fuego.

"No es fácil. Es muy estresante", dijo Kessler, que ha solicitado donaciones para mantener financieramente a flote a la familia durante su suspensión sin paga. "Pero yo siento en mi corazón que estoy haciendo lo correcto. Sí, hice algunos videos con lenguaje obsceno, pero tengo ese derecho. Es mi libertad".

Un puñado de miembros del grupo de Kessler, "Constitution Security Force", una agrupación pro armas que críticos han comparado con una milicia privada, se presentaron el jueves junto al edificio de la audiencia en respaldo, llevando armas automáticas y pistolas. Algunos de los partidarios de Kessler se enfrascaron en una discusión acalorada con uno de sus oponentes.

Nahas dijo que el distrito acusó a Kessler de hacer uso inapropiado de un programa de compras administrado por el estado para comprar neumáticos a bajo precio para su vehículo personal, no presentar datos requeridos de delitos y hacer comentarios injuriosos sobre funcionarios municipales.

El abogado dijo que son "mentiras descaradas para tratar de despedir a mi defendido".