WASHINGTON (AP) -- El proyecto de reforma completa a las leyes de inmigración está condenado al fracaso en el Congreso, salvo que se aprueben normas que refuercen la seguridad fronteriza, advirtieron el martes sin rodeos varios senadores republicanos.

"De hecho, si el pueblo estadounidense no puede confiar en que la frontera está totalmente controlada, nunca vamos a ser capaces de aprobar este proyecto de ley", dijo el senador Tom Coburn, de Oklahoma, principal republicano en el comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales.

La advertencia, a la que se sumaron las de otros legisladores republicanos, ocurrió en momentos en que senadores de ese partido y también demócratas presentaron una cascada de enmiendas antes de que se inicien las primeras sesiones de votación el jueves en un comité distinto.

El proyecto de ley establece un camino a la residencia y ciudadanía para cerca de 11 millones de inmigrantes que se encuentran en los Estados Unidos sin autorización legal. La normatividad también cobijaría a millones de inmigrantes que esperan entrar al país en el futuro.

Algunas de las enmiendas propuestas en la jornada podrían destruir las perspectivas de aprobar la legislación pues podrían romper el acuerdo que cuidadosamente elaboraron durante meses cuatro senadores republicanos y cuatro demócratas, dijeron partidarios de la reforma.

El martes, el tema de la seguridad fronteriza era el principal escollo.