WASHINGTON (AP) -- La mayoría republicana en la Cámara de Representantes elaboraba el martes un plan presupuestario para limitar los efectos del secuestro del gasto público que entró en vigencia el 1 de marzo.

Pese a que el Pentágono sufrirá una reducción en el aumento de gastos de 43.000 millones de dólares en los siete meses restantes del año fiscal que finaliza el 30 de septiembre, la nueva medida republicana difundida el lunes daría a los militares los fondos necesarios para maximizad su preparación. Al igual que el FBI y la Patrulla Fronteriza.

Esos detalles forman parte de un plan difundido el lunes que financiaría las operaciones diarias hasta el 30 de septiembre, y en previsión de un potencial cierre gubernamental a fines de marzo.

La medida dejaría los recortes automáticos del 5% en los organismos federales nacionales y del 7,8% en el Pentágono que ordenó el 1 de marzo el presidente Barack Obama. Empero, el plan presupuestario republicano de la cámara baja daría al Departamento de Defensa la totalidad de los gastos presupuestados originales para el 2013, mientras que otros organismos verían congelados sus gastos al nivel del 2012.

Las reducciones generalizadas en el índice de aumentos del gasto público serían luego aplicadas a la contabilidad diaria de los organismos federales, salvo el de Asuntos de los Veteranos militares, que es exento.

El plan presupuestario republicano será sometido el jueves al pleno de la Cámara de Representantes con la esperanza de evitar el cierre federal al expirar el 27 de marzo el plan de gastos aprobado en septiembre. El nuevo plan actualiza las medidas presupuestarias del 2013 en los departamentos de defensa y Asuntos de los Veteranos - otorgando aumentos en el apartado de operaciones militares y mantenimiento y programas médicos de los ex militares - aunque no el resto de los organismos gubernamentales.

Los senadores demócratas quieren incorporar más detalles en los gastos presupuestarios de los organismos federales nacionales, pero para ello necesitarán la colaboración de los republicanos. La medida de la Cámara de Representantes niega además los fondos solicitados por Obama y sus aliados demócratas en la nueva ley de cuidados médicos, llamada popularmente Obamacare y las regulaciones financieras.

Tras los recortes generales, los organismos nacionales encararán reducciones superiores al 5% en comparación al ritmo de crecimiento del año pasado.