WASHINGTON (AP) -- El Senado rechazó el miércoles una iniciativa bipartidista que ampliaría las revisiones de los antecedentes de quienes deseen comprar un arma de fuego, en lo que ha constituido una crucial batalla legislativa sobre mayores controles a la comercialización de pistolas y fusiles.

El resultado asesta un golpe abrupto a los esfuerzos para reducir las armas de fuego, emprendidos tras la matanza de niños y adultos ocurrida en diciembre en una escuela primaria en Newtown, Connecticut.

El presidente Barack Obama había convertido la ampliación de las revisiones de los antecedentes en el meollo de sus propuestas para el control de las armas de fuego.

El pasaje de lista en la Cámara Alta constituyó una victoria para la Asociación Nacional de Portadores de Armas de Fuego (NRA por sus siglas en inglés), que se oponía a la iniciativa, a la que había descrito como una vulneración infructuosa contra el derecho a la posesión de armas.

Conforme a la medida, serían obligatorias las revisiones de los antecedentes de los compradores que quisieran adquirir un arma en alguna exposición o en internet. En la actualidad, la medida sólo se aplica a las ventas de armas en establecimientos autorizados.

El sistema de revisión de antecedentes tiene como propósito impedir que consigan armas delincuentes y personas con problemas mentales.