AUSTIN, Texas. (AP) -- Los legisladores republicanos en Texas avanzaban el lunes con sus agresivos esfuerzos para aprobar nuevas restricciones al aborto que no pudieron pasar el mes pasado, y programaron una votación en la Cámara de Representantes mientras miles de personas llegaron para manifestantes contra el aborto y escuchar una maratónica audiencia pública sobre la legislación.

Activistas a favor y en contra del proyecto llegaron a la sede del Congreso para la audiencia que comenzó a las 10 de la mañana. Unos 2.000 manifestantes contra la interrupción del embarazo protagonizaron un mitin donde se escuchó mucho sobre Dios y las enseñanzas bíblicas.

El reverendo Robert Jeffress, el controvertido pastor de la Primera Iglesia Bautista en Dallas, animó a la multitud describiendo el debate sobre el aborto como una pelea "entre el reino de Dios y el de Satán".

A unos 100 metros (yardas) de distancia, unas 1.000 personas defensoras del aborto marcharon hacia el centro de Austin.

El gobernador Rick Perry, quien el lunes por la tarde anunció que no buscaría reelegirse en 2014, ha prometido que la mayoría republicana en el Congreso aprobará la iniciativa de ley en el actual periodo extraordinario de sesiones, que durará 30 días. La Comisión para el Itinerario de la Cámara de Representantes se reunió el lunes temprano para programar una votación para el martes y votar sobre la medida.

La manifestación la noche del lunes tuvo una participación menos nutrida que el mitin del 1 julio que atrajo a unas 5.000 personas. Sin embargo, los grupos contra el aborto tienen el lujo de saber que su proyecto está en camino de convertirse en ley.

"Vamos a aprobar este proyecto de ley", dijo el vicegobernador David Dewhurst a la multitud que lo vitoreaba llevando pancartas que decían "Los bebés no nacidos sienten dolor" y "Abortar mata niños".

Los organizadores de la manifestación pidieron llenar la galería de la cámara baja en la votación del martes.