SALT LAKE CITY, Utah, EE.UU. (AP) -- Los presos en Utah podrán hablar con sus visitas en español o cualquier otro idioma de su elección, al derogarse una Antigua norma que obligaba a hablar en inglés.

Para el 1 de agosto habrán desaparecido los carteles que dicen "Todas las visitas se deben realizar en inglés" por orden del nuevo jefe del servicio penitenciario estatal, Rollin Cook.

El sistema penitenciario de Utah era el único de todo el país que prohibía las lenguas extranjeras en las visitas, dijo Chesa Boudin, un defensor público en San Francisco y uno de los tres autores de un estudio de la facultad de derecho de Yale sobre las normas penitenciarias en todo el país.

"Quedé estupefacto", dijo Boudin que sintió al enterarse de la norma. "Este país se enorgulleces de su diversidad racial, étnica, lingüística. Utah no es el epicentro de la inmigración, pero tiene muchos grupos lingüísticos".

El motivo de la norma original era la seguridad, para que los agentes penitenciarios entendieran lo que decían los presos y sus visitas, dijo el vocero del servicio penitenciario, Steve Gehrke.

La nueva política, de la que informó el diario Salt Lake Tribune, entra en vigencia el 1 de agosto.

Cook, quien asumió en abril, tuvo varias reuniones con representantes de la Unión Estadounidense de Libertades Cívicas (ACLU en inglés), que desde hacía años exigía la derogación de la norma por considerarla violatoria de la libertad de expresión.

Cook quedó convencido de que era hora de derogar la vieja norma, pero antes consultó con el personal de las cárceles para asegurarse de que la autorización de hablar otros idiomas no afectaría la seguridad.