ALBUQUERQUE, Nuevo México. (AP) -- La cadena de supermercados de alimentos orgánicos Whole Foods anunció que ha modificado sus normas sobre el uso del español en el lugar de trabajo después de la suspensión de dos empleados en Albuquerque.

Walter Robb, codirector general de Whole Foods Market Inc., dijo en un blog el viernes que el reciente "desafortunado incidente" en Albuquerque permitió que la compañía, con sede en Austin, Texas, modificara una norma que "no refleja y que no se adecua al espíritu de esta compañía".

La norma anterior de Whole Foods indicaba que todos los empleados angloparlantes deben hablar inglés con los clientes y otros empleados en horas de trabajo, a menos que el cliente hable otro idioma.

La semana pasada, The Associated Press reportó que dos empleados de la empresa en Albuquerque dijeron que los suspendieron por quejarse de esa norma. La suspensión provocó rechazo y amenazas de boicot.

La nueva norma pide a los empleados que "sean inclusivos y respetuosos" cuando hablan otros idiomas en el lugar de trabajo.