NUEVA YORK (AP) -- Las condecoraciones y galardones proliferaron durante los últimos tres años: Premios de paz internacionales, campañas de solidaridad por parte de celebridades e incluso un intento por designarlo -en ausencia, por supuesto- mariscal mayor del desfile por el orgullo gay de San Francisco.

Durante ese tiempo, Bradley Manning estuvo detenido por el ejército estadounidense, tildado como traidor por el gobierno e injuriado por muchos norteamericanos. Algunos pidieron que fuese ejecutado por entregar una valiosa colección de secretos confidenciales a WikiLeaks para su distribución mundial.

Pocos estadounidenses en la historia reciente han surgido de entre la oscuridad para volverse figuras públicas tan polarizadoras: admirado por muchos en todo el mundo, ferozmente denigrado por otros en su propio país.

Los contrastantes retratos de Manning fueron resumidos por su abogado defensor, David Coombs, durante el juicio que culminó el martes con la absolución de Manning de un cargo de ayudar al enemigo y su condena bajo cargos de espionaje, robo y fraude cibernético.

"¿Es el soldado Manning alguien que es un traidor, que no guarda lealtad a su país o a la bandera?", preguntó Coombs. "¿O se trata de un soldado joven, ingenuo y bien intencionado que centró su decisión en la vida humana y en sus creencias humanistas?".

"¿Qué lado de las versiones es la verdad?", agregó.

Quienes simpatizan con él adoptan la segunda, como lo muestra un anuncio de página entera publicado la semana pasada en el diario The New York Times, que señalaba "TODOS SOMOS BRADLEY MANNING". Los 850 firmantes del anuncio incluyeron a la escritora Alice Walker, al activista e intelectual Noam Chomsky, la cantante Joan Báez, y Daniel Ellsberg, quien reveló los documentos del Pentágono de la era de la Guerra de Vietnam y quien elogió a Manning como digno heredero de su legado.

"Este soldado de 25 años abiertamente homosexual de Oklahoma no merece pasar un día más en prisión por informar al público sobre las políticas de nuestro gobierno", leía el anuncio en el diario. "No claudicaremos hasta que este héroe estadounidense quede libre".

Sus detractores tienen una opinión diferente.

"Necesitamos ser muy, muy serios respecto a la traición", dijo el analista de Fox News Ralph Peters en un noticiario reciente. "Y por cierto, para la traición -como en el caso de Bradley Manning o Edward Snowden- uno retoma la pena de muerte".

El principal fiscal en el juicio a Manning, el mayor Ashden Fein, describió al acusado como un malhechor "malicioso y de sonrisa burlona" que saboreó la gloria de ser un delator.

"El único humano que le ha importado al soldado Manning ha sido él mismo", aseguró Fein.

Desde las altas esferas del gobierno estadounidense, líderes civiles y militares argumentan que Manning violó el juramento que le fue tomado para tener acceso a documentos confidenciales, arriesgando potencialmente a agentes estadounidenses y revelando información secreta a enemigos de Estados Unidos.

"Alguna información que es delicada, que afecta la seguridad de los individuos y de las relaciones, merece ser protegida y seguiremos tomando las medidas necesarias para que así sea", dijo Hillary Rodham Clinton mientras fungía como secretaria de Estados cuando Manning sacó a la luz cables diplomáticos confidenciales.

Uno de ellos se refirió al presidente de Turkmenistán como "un mentiroso experimentado" y "un tipo no muy brillante". Otro indicaba que Suecia estuvo involucrada en una cooperación militar y de inteligencia con Estados Unidos, en contradicción con su postura pública neutral.

Una de las principales defensoras de Manning cree que el soldado decidió revelar los secretos sin expectativas de fama.

"No creo que haya tenido la intención de convertirse en un héroe en el sentido de tener seguidores en todo el mundo", dijo Emma Cape, organizadora de campaña del Proyecto en Apoyo a Bradley Manning. "Creo que sólo estaba intentando hacer lo correcto, a sabiendas de que sus acciones afectarían a personas en todo el mundo".

"Fue muy valiente lo que hizo", agregó Cape. "es un héroe para la gente no porque sea Superman... sino porque es alguien que se alzó en defensa de la democracia y la transparencia y la responsabilidad del gobierno en un momento en que era necesario".