WASHINGTON.- Miles de partidarios y activistas se manifestaron el 10 de abril frente al Capitolio, pidiendo al Congreso que apruebe cuanto antes una reforma migratoria que conceda a 11 millones de inmigrantes sin residencia legal en Estados Unidos la opción de buscar la naturalización.

Los organizadores esperan que miles de personas que residen en más de 30 estados participen en la manifestación. Benjamin Jealous, presidente de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (National Association for the Advancement of Colored People, NAACP) pronunció el discurso principal.

Además, estaban previstas docenas de actividades similares de forma simultánea en al menos 18 estados de la nación, según un programa difundido por el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU, por sus siglas en inglés), una de las organizaciones coordinadoras de la jornada.

Los organizadores de la actividad en el Congreso dicen que varios inmigrantes tomarán la palabra para explicar cómo las leyes actuales, por las deportaciones, han devastado a sus familias. Estarán presentes dirigentes sindicales, religiosos y defensores de los derechos civiles. Se presentó la intérprete boricua Olga Tañón, el cantautor salvadoreño Álvaro Torres y la banda musical La Santa Cecilia, asentada en Los Ángeles.

Las concentraciones ocurren cuando los ocho senadores que redactan un proyecto de ley de inmigración dicen que podrían tenerlo listo esta semana, aunque luce muy posible que terminen la semana próxima.

La presentación pública del proyecto de ley, negociado a puertas cerradas durante semanas, seguramente arrancará un estridente debate público sobre las medidas para asegurar las fronteras estadounidenses, permitir que decenas de miles de trabajadores extranjeros de alta y baja calificación ingresen al país con visas y ofrecer la ciudadanía a unos 11 millones de personas sin residencia legal.

El Senado alcanzó un acuerdo migratorio en 2007, pero se vino abajo en medio de disputas de intereses de grupo y una reacción negativa de la ciudadanía. El mandatario Barack Obama ha expresado su expectativa de que el proceso concluya durante el primer semestre de 2013.

Gustavo Torres, director de la organización CASA de Maryland, dijo recientemente que la concentración del miércoles estaría conformada principalmente por residentes del distrito de Columbia, Maryland y Virginia, pero que también incluirá delegaciones de 28 estados.

"La comunidad expresó su descontento porque el proyecto de ley iba a estar listo en marzo, después esta semana, y nada", dijo el dirigente a reporteros, refiriéndose al grupo bipartidista de ocho senadores que trabaja en la redacción de un proyecto desde enero. "Nos complace que los ocho senadores estén haciendo un gran esfuerzo, pero queremos el proyecto de ley ya", agregó.

Torres invitó a los asistentes a vestir camiseta blanca y enarbolar banderas estadounidenses para "mostrar su deseo de integrarse a la sociedad estadounidense", y recordó que el 10 de abril reviste gran importancia en el movimiento migratorio, porque en esta fecha ocurrieron movilizaciones masivas en varias ciudades estadounidenses para rechazar un proyecto de ley que buscaba restringir sustancialmente las actividades de los inmigrantes no autorizados.

Torres describió la concentración del miércoles, que se dio entre las tres y las cinco de la tarde en el jardín occidental del Capitolio, como una de muchas actividades previstas durante los próximos meses.

"Quisimos estar frente al Capitolio, pero el 1 de mayo caminaremos desde el parque Malcolm X hasta la Casa Blanca y luego hasta el Congreso", agregó.