No podía faltar el Harlem Shake.

Rigoberto H. Valencia