Atlanta.- Las mujeres hispanas y blancas no hispanas son más propensas a "borracheras" cuando toman, de acuerdo con un informe de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) divulgado esta semana que advierte sobre los riesgos de esta práctica.

Las borracheras o "binge drinking", como se les conoce en inglés, son un "peligroso" problema que afecta a cerca de 14 millones de mujeres en Estados Unidos, según la investigación.

El reporte de los CDC señala que las borracheras, que no suelen ser identificadas como un problema de salud entre las mujeres, pueden conducir a otros comportamientos de alto riesgo.

"Las borracheras causan problemas de salud y existen formas de prevenir la toma excesiva de alcohol", dijo el director de los CDC, Thomas R. Frieden, al dar a conocer los hallazgos.

El informe destaca los riesgos a los que se ven sometidas las mujeres que toman en exceso, como las enfermedades de transmisión sexual, el cáncer de seno, las enfermedades del corazón y los embarazos no deseados.

Los investigadores además apuntaron al riesgo que las mujeres que toman excesivamente exponen a su bebé, que puede nacer con trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF o FASD, por sus siglas en inglés) o muerte súbita.

El consumo de alcohol en exceso causa cerca de 23 mil muertes cada año entre mujeres adolescentes y adultas en Estados Unidos.

Las mujeres en Estados Unidos se emborrachan cerca de tres veces al mes, en las que consumen un promedio de seis bebidas alcohólicas cada vez, según el informe de Vital Signs de los CDC.

Los CDC definen como "borrachera" o "binge drinking" cuando se consumen cuatro o más bebidas alcohólicas, en el caso de las mujeres adultas y adolescentes.

El informe además encontró que cerca una de cada ocho mujeres, y una de cada 5 adolescentes que estudian en una escuela secundaria reportan haber tenido borracheras.

Las mujeres entre los 18 y 34 años, las que están en la escuela secundaria, las de ingresos mayores de 75 mil dólares y las blancas y las hispanas fueron las que fueron más propensas a tener borracheras.

La prevalencia de borracheras entre las hispanas es de un 22.4 por ciento, mientras que entre las blancas no hispanas fue de 21.7 por ciento.

En el caso de las jóvenes en escuela secundaria, la prevalencia fue en total de 54.6 por ciento, un 57.8 entre las blancas no hispanas y un 55.4 por ciento entre las de origen hispano.

Los investigadores analizaron datos sobre prácticas de consumo de alcohol entre cerca de 278 mil mujeres estadounidenses de 18 años y más recopilados en el Sistema de Observación de Factores de Riesgo (Behavioral Risk Factor Surveillance System) de 2011.

Las autoridades sanitarias recomiendan buscar ayuda a través de la línea gratuita (1-800-662-HELP) del programa National Drug and Alcohol Treatment Referral Routing Service.

Asimismo, los CDC cuentan con información adicional y recursos disponibles sobre borracheras o "binge drinking" en la página web (http://www.cdc.gov/alcohol).

"Existen medidas en la comunidad para ayudar a las mujeres y jóvenes a tomar decisiones sensatas sobre si tomar alcohol o cuánto tomar si lo hacen", indicó Frieden.