Por 13 años consecutivos, el festival Tucson Cine México ha llevado a Tucsón una muestra de lo que se realiza en México en materia de cine, lo cual es una oportunidad excelente para salir de casa, ir a las salas, ver historias nacionales y sentirse cerca de nuestro añorado país. Recuerde, no sólo con los partidos del Tri puede usted experimentar lo anterior. Comencemos pues.

Una de las obras más llamativas que trae el festival este año es el documental “Bellas de noche” (María José Cuevas, 2016), el cual se proyectará este 24 de marzo a las 6:30 p.m. en el cine Harkins Tucson Spectrum 18.

La película nos presenta las vidas de varias de las actrices/vedettes que se hicieron famosas al mostrar (tanto en pantalla grande como en espectáculos en vivo) sus encantos físicos a finales de los 70 y durante toda la década de los 80 (Lyn May, Olga Breeskin, Rossy Mendoza, Wanda Seux y la Princesa Yamal).

La cinta hace un repaso de las biografías de las ahora señoras de la tercera edad, quienes narran en primera persona su ascenso al estrellato, desde sus pininos en el cabaret, la fama que consiguieron en la pantalla grande, así como la decadencia que viven algunas de ellas actualmente; eso sí, todas añoran ese pasado lleno de asedio masculino, joyas, viajes y reconocimiento público.

Si quiere vivir un drama en verdad angustiante combinado con thriller y hasta un comentario de denuncia social, entonces no se pierda este marzo 24 “Un Monstruo de mil cabezas” (Rodrigo Plá, 2015), donde el título hace referencia a la terrible burocracia capaz de doblegar al espíritu más fuerte. La trama nos presenta a Sonia, una mujer que no sólo debe enfrentar la terrible noticia de que el cáncer de su marido ha alcanzado el estado terminal, sino la negligencia y el desinterés de hospitales y doctores, lo que hace que la protagonista, en su desesperación, entre en una serie de actos violentos con tal de exigir sus derechos y proteger a los suyos.

Carmin Tropical (Rigoberto Perezcano, 2014), por otro lado, es una cinta de misterio que toma lugar en la costa de Oaxaca y cuenta la historia de un travesti de nombre Mabel (es un hombre que se viste de mujer) que regresa a su pueblo natal para intentar resolver el asesinato de su amiga Daniela.

El filme resulta tan extraño como atractivo, por tratarse de una historia con varios ingredientes del thriller policiaco tradicional, pero aderezados por el elemento del travestismo y el desarrollarse en una provincia mexicana bastante conservadora.

Del veterano y reconocidísimo Arturo Ripstein (El Castillo de la pureza, Rojo Carmesí, Principio y Fin, La viuda negra…) llega La calle de la amargura (2015), la cual cuenta la extraña historia de dos prostitutas (Patricia Reyes Spíndola y Nora Velázquez) que matan por accidente a dos luchadores enanos en la Ciudad de México en un intento de robo en donde todo sale mal. La cinta resulta llamativa por ser un trabajo reciente de Ripstein y por su humor negro. Se exhibe este marzo 25.

Mi favorita de esta muestra es, sin duda, El Charro de Toluquilla (José Villalobos Romero, 2016), un documental que será la delicia de quienes tengan la suerte de verlo. En él conocerá la vida de un personaje bastante pintoresco y auténtico que, a pesar de vivir en Guadalajara, vive su vida como los charros de los 50, en donde los modelos de vida eran los Infante y los Negrete.

El hombre, de nombre Jaime García, carga por sí solo el atractivo de todo el documental con sólo mostrarse tal y como es, tanto en su vida laboral (canta en un bar conocido de Guadalajara, Jal.) como personal (vive con sus padres). Ya verá cómo disfrutará al oírlo hablar con franqueza de su vida amorosa, sus conquistas y el cambio que sufrió su vida luego de convertirse en un portador de sida. Le suplico que no se la pierda.

Nos vemos en el cine.